Esquiar en el exterior: ¿esquí all inclusive o armar por nuestra cuenta?

Los amantes de la nieve saben lo apasionantes que son los deportes de montaña como el esquí y el snowboard. Por eso, cada vez es más común hablar de quienes hacen una “doble temporada” y aprovechan el invierno en el hemisferio norte, disfrutando de centros de esquí con una marcada superioridad de infraestructura y comodidades en comparación con los de nuestra región.

Ahí aparecen un par de preguntas, como, por ejemplo, si conviene ir a Estados Unidos y aprovechar sus grandes centros de esquí en Colorado (con Vail como el mayor de todos) u optar por la elegancia e inmensidad de los Alpes europeos, algo que permiten los centros de Francia o de Suiza.

Respecto de los vuelos, una primera búsqueda rápida muestra que tanto la conectividad como el precio son mejores para Europa que para Norteamérica: saliendo desde Buenos Aires, se consiguen vuelos de ida y vuelta a Ginebra (Suiza), por ejemplo, por 29.307 pesos (con una escala), mientras que la opción más económica para llegar a Vail cuesta 61.882 pesos (con tres escalas).

Una vez allá, surge otra duda: ¿conviene armarlo por nuestra cuenta o cerrar un viaje con todo listo de entrada? Para muchos quizás sea una rareza, pero Club Med viene desarrollando desde hace tiempo su sistema de esquí all inclusive al mejor estilo de los todo incluido de playa, pero con los servicios propios de la nieve.

Básicamente, el objetivo es facilitarle al esquiador todo en un mismo lugar y con una misma tarifa. Y, en ese plan, del 26 al 28 de marzo lanzará su preventa 2020 con un 30 por ciento de descuento, hasta en seis cuotas sin interés y con la posibilidad de congelar el precio a casi un año de realizar el viaje.

Club Med tiene en sus 16 resorts de nieve europeos una visión integral de las vacaciones de un esquiador, empezando por la ubicación estratégica de los villages en superficies esquiables muy importantes, establecidos no en las bases sino en las laderas de las pistas, lo que facilita el sistema ski in/out para salir esquiando directamente desde el hotel.

Eso se complementa con el sistema easy arrival, que espera al huésped con los equipos listos para salir en un locker dentro del ski room.

El all inclusive incluye clases grupales permanentes tanto de esquí como de snowboard. Aquel que no haya esquiado nunca puede volver de su primera práctica con un conocimiento importante; mientras que los esquiadores intermedios y avanzados tendrán una experiencia de mejora concreta, con tips personalizados.

Además, el concepto de esquiar en familiar está abordado con una visión única: las escuelas están integradas con las actividades del esquiador mayor, y son una parte esencial del producto. “Club Med entiende la importancia de cuidar y enseñarles a los niños y que los padres puedan desarrollar su tiempo libre, su deporte, mientras los más pequeños están siendo cuidados en el mismo entorno”, explica Pablo Godoy, director de Club Med Argentina y Países Hispánicos Sudamérica. Los mini Club son una marca registrada de la cadena, y reciben a niños a partir de los 4 años.

A eso se le suma la gastronomía gourmet con bebidas incluidas, y múltiples actividades de entretenimiento diurnas y nocturnas.

La relación precio/producto es realmente eficiente: cuando en los centros de esquí tradicionales se suman los adicionales que van desde los pases para los medios de elevación hasta las clases, la comida y la guardería de los niños, la propuesta marca una diferencia importante.

En los centros de Estados Unidos, por ejemplo, equiparar todas estas prestaciones triplica el costo en dólares por persona por una semana de estadía.

“Esquiar en Club Med es mejor que esquiar en cualquier otro lugar del mundo”, sentencia finalmente Godoy, zanjando el debate con números contundentes.