Entre senderos y caídas de agua: un paseo por el Parque Provincial Salto Encantado

El Parque Provincial Salto Encantado, un santuario natural en el nordeste del país, se extiende a través de 13.227 hectáreas protegidas. Es una de las 25 Aicas (Áreas Importantes para la Conservación de las Aves), lo cual lo convierte en un sitio ideal para el avistaje de aves, y allí habitan además especies como el yaguareté, el gato onza, ardillas, tatúes, monos carayá, tucanes y una gran variedad de mariposas.

El lugar se sitúa a siete kilómetros del pueblo Villa Salto Encantado, en el centro de la provincia de Misiones. Está atravesado por el arroyo Cuña Pirú, denominación guaraní que en español significa “mujer delgada”. El salto homónimo, de más de 64 metros, constituye uno de los principales atractivos del parque.

Por otro lado, se puede visitar también los saltos de agua Acutí, Escondido, Del Picaflor y La Olla. A todos se puede acceder a través de senderos –algunos de mayor dificultad–, a través de los cuales los visitantes podrán recorrer y disfrutar del verde intenso de la selva paranaense o misionera.

Cuenta la leyenda…

Los lugareños relatan que el origen de este parque está vinculado con una tragedia amorosa en una comunidad guaraní que se levantó en el valle Cuñá Pirú. Cuenta la historia que la joven Yate-í y el guerrero Cabure-í, pertenecientes a dos tribus enemigas, se enamoraron y desataron una terrible batalla durante la cual murió el padre de Yate-í, y las lágrimas de su hija se transformaron en pequeños hilos de agua.

Es así como se explica el nacimiento del mayor salto de agua que da vida al Parque Provincial Salto Encantado. Más info.

Para ingresar a este espacio hay que pagar una entrada general de 20 pesos.