Encuentran escultura gigante de Ramsés II en el Cairo

El descubrimiento, considerado por el Ministerio de Antigüedades como uno de los más importantes de la historia, tuvo lugar cerca de las ruinas del templo de Ramsés II en la antigua ciudad de Heliópolis, situada en la parte oriental del moderno Cairo.

Esta estatua se encontró cerca del templo del sol, que fue levantado por el propio Ramsés II. Por el momento sólo hay fragmentos: la parte inferior del busto, la cabeza, la corona, la oreja derecha y una parte del ojo derecho. Se espera seguir descubriendo más restos para poder armar la obra completa.

El faraón

Ramsés, quién estuvo al mando en Egipto, tenía una debilidad por edificar templos gigantescos y espectaculares. Así, se dedicó a llenar las riberas del Nilo con hermosas construcciones: amplió el templo de Abidos, el Osireion, y el templo de Amón en Tebas; y en Karnak terminó la gran sala hipóstila del templo de Amón y el templo funerario del Ramesseum, destinado a ser su tumba; entre otros.