En el corazón londinense

Trafalgar Square es el corazón de Londres, el kilómetro 0. Recuerda la batalla homónima de 1805. Tiene fuentes, escalinatas y monumentos.
Trafalgar Square es el corazón de Londres, el kilómetro 0. Recuerda la batalla homónima de 1805. Tiene fuentes, escalinatas y monumentos.

Trafalgar Square es el corazón de Londres y se la considera el kilómetro cero. Conmemora la Batalla de Trafalgar en la cual la Armada británica venció a la flota francesa y española, frente a Cádiz en 1805.

Trafalgar Square es el corazón de Londres y se la considera el kilómetro cero. Conmemora la Batalla de Trafalgar en la cual la Armada británica venció a la flota francesa y española, frente a Cádiz en 1805.

Se trata de un imponente espacio en cuyo centro se encuentra la columna de Nelson; al frente la Galería Nacional de importantes escalinatas; fuentes; la iglesia St. Martin’s y las embajadas de Sudáfrica y Canadá.

En este entorno se concentran las grandes manifestaciones políticas, estudiantiles y sociales y los turistas que la caminan.

El Big Ben es uno de los símbolos más importantes de la ciudad. Se trata de la gran campana del reloj ubicado en el lado noroeste del Palacio de Westminster, sede del Parlamento del Reino Unido en Londres.

De la mente creativa de Augustus Pugin surgió el diseño que combina cuatro relojes colocados a 55 metros de altura y que comenzaron a funcionar el 7 de septiembre de 1859.

Parlamento Británico. También llamado Palacio de Westminster, el Parlamento está sobre la orilla norte del río Támesis y es el lugar de reunión de las dos cámaras: la de los Lores y la de los Comunes.

El edificio, de mil habitaciones, tiene oficinas, grandes salones, bibliotecas, comedores y bares. Debió ser reconstruido, casi en su totalidad, después de un devastador incendio ocurrido en 1834. De estilo neogótico, fue declarado por la Unesco en 1987 Patrimonio de la Humanidad y con la torre reloj que alberga la campana del Big Ben conforma un interesante conjunto arquitectónico.

Torre de Londres. La Torre de Londres, oficialmente Palacio Real y Fortaleza de su Majestad, es un castillo histórico en la ribera norte del río Támesis. Su origen data de fines de 1066 y fue construida por Norman el Conquistador. Consiste en un complejo de varios edificios situado dentro de dos anillos concéntricos de muros defensivos y un foso.

El edificio fue prisión en 1100 y posteriormente residencia real. A lo largo de su extensa historia fue sometido a muchas modificaciones por los ataques a los que fue sometido al ser sitiado en varias oportunidades.

En su interior se encontraba la armería, tesorería y la Casa de la Moneda. En la actualidad atesora joyas de la corona británica y una colección de armaduras reales. El cuidado de la fortaleza medieval está a cargo de los alabarderos que ofician de guías turísticos. En 1988 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Tower Bridge. Es el tradicional puente que aparece en todas las fotos de Londres cuando en determinados horarios se abre para permitir el paso de los barcos. En su construcción se usaron 11 mil toneladas de acero en un trabajo que demandó ocho años y del que participaron 432 obreros. Se inauguró en 1884.

Los brazos levadizos accionados por un sistema hidráulico con máquinas de vapor fueron una novedad pero en 1976 fue reemplazado por un mecanismo eléctrico.

El puente se puede visitar por dentro, previo pago de 5,60 libras, y consta de un largo pasillo donde se exponen fotografías y elementos usados en la construcción. Además ofrece magníficas vistas panorámicas.

London Eye. El London Eye (el "ojo de Londres") es una de las atracciones más visitadas. Inaugurado en 1999 recibe anualmente más de tres millones y medio de turistas. Se trata de una rueda gigante de 135 metros de altura y un diámetro de 120 metros que tiene 32 cabinas vidriadas con aire acondicionado y capacidad para 25 personas. Gira 26 centímetros por segundo, a una velocidad de 0,9 kilómetros por hora. El giro completo insume 30 minutos y ofrece una visión espectacular de los principales edificios monumentales y de casi toda la ciudad.

Con una aceitada organi­za­ción el ingreso es muy ágil. La entrada cuesta 18,50 libras y cuenta con acceso especial para discapacitados.

En cuestiones de vanguardia, recientemente fue inaugurada en Londres, The Shard, colosal mirador, el más alto de Europa y símbolo de la expansión en la hasta hace poco postergada zona sur del Támesis.

De 310 metros, The Shard es un rascacielos de lujo que alberga oficinas, un hotel cinco estrellas, restaurantes y departamentos de alto vuelo.

Otras sugerencias. Merecen visitarse la Catedral de Saint Paul donde se casaron el príncipe Carlos y Diana Spencer y donde también se desarrolló la ceremonia del Jubileo de la reina Isabel, y la abadía Westminster, donde contrajeron matrimonio el príncipe William y Kate Middleton.

Amerita conocer las grandes tiendas Harrods y la famosa

ca­lle Downning 40, sede del Primer Ministro; subir al metro, llamado The Tube, y tomarse uno de los 23 mil clásicos taxis (Black cab).

Por último, no hay que perderse una visita al restaurante MOO (“mu”, del mugido de las vacas), ubicado muy cerca de Liverpool Station, en el que los cordobeses Pupi de Álzaga y Hernán Palacios acompañados por la gentileza de Lorena, ofrecen todas las comidas típicas argentinas y a muy buen precio.