El sueño del mochilero: un tren que frena cada vez que le “hacen dedo”

El Hurricane Turn Train funciona en Alaska. Invita a que los pasajeros lleven su propia comida y además es “pet friendly”.

Cuando uno toma un tren suele ir a la estación que corresponda según el destino al que viaje. Sin embargo, en Alaska existe un transporte que rompe con todas las reglas y frena en donde los viajeros quieran y necesiten, sin estaciones ni condiciones.

Se trata del Hurricane Turn Train, un servicio de la empresa Alaska Railroad. ¿Cómo funciona? En donde los pasajeros hagan autostop –ya sea moviendo una bandera blanca, agitando los brazos o haciendo cualquier cosa para llamar la atención del conductor–, el vehículo se detiene.

En este tren de tres vagones hay una persona dedicada a ayudar a los viajeros a subir en uno de los carros y a acomodar sus pertenencias en otro. Y lo mejor de todo: ¡es pet friendly!

Durante el verano

En los meses de calor (mediados de mayo a mediados de septiembre), el servicio funciona de jueves a lunes. Sale desde Talkeetna y va hasta Hurricane, frenando en donde los pasajeros le indiquen.

A diferencia de la mayor parte de los trenes, este invita a los visitantes a llevar su propia comida para el camino. Es un viaje muy relajado, que le sirve a los locales para trasportarse pero que también es ideal para que los viajeros conozcan la zona.

Con frío

En invierno, Hurricane Turn Train realiza el viaje de ida y vuelta desde Anchorage al norte hasta Wasilla, Talkeetna, y la zona autostop al sur del Hurrican Gulch. Es una buena opción para un recorrido de un día desde Anchorage, ya sea para pasar las horas explorando Talkeetna o simplemente para disfrutar de los paisajes de invierno desde el camino.