El lago que cada primavera tapa a un bosque entero

En Austria hay un lago que tiene cautivados a todos por su hermoso color esmeralda. Se trata del Grüner See (“lago verde” en español), un lago rodeado por bosques y montañas que durante la primavera se adueña del lugar.

En el invierno el lago no supera los dos metros de profundidad, pero cuando llega el calor, durante la primavera, el hielo se comienza a derretir y el lago empieza a crecer, llegando a los 12 metros de profundidad –entre mayo y junio. Pero lo más sorprendente es que toda la zona (incluyendo las pasarelas, los bancos y los árboles) queda bajo el agua, creando un lugar mágico y único para los amantes del buceo.

Cuando la primavera se va, el lago comienza a reducirse nuevamente y el bosque resurge desde el agua como si nunca hubiera pasado nada. El lugar se convierte en el paisaje ideal para practicar senderismo, y los amantes del buceo tienen que esperar a que vuelva la estación en donde las plantas florecen para poder sumergirse en el Grüner See.

El color del agua

Aunque el nombre remite al color verde del lago, el agua que se encuentra ahí es completamente transparente. El bautismo se debe al color que produce el reflejo de las plantas que se encuentran en el fondo del lago.