El hotel súper lujoso que solía ser una cárcel

Una gran forma de pasar una noche tras las rejas, pero con atención de primera.

Siempre de algo feo se puede sacar algo hermoso, y ese es el caso de Malmaison Oxford Castle. Una vieja prisión convertida en un lujoso hotel de donde nadie quiere escapar.

Este lugar, que había sido abandonado, fue transformado y hoy tiene 95 habitaciones y suites, las cuales salen directamente al antiguo pasillo de la prisión. Se puede elegir entre diferentes tipos de cuartos, dependiendo de los lujos: el carcelero, el abogado, el director y el juez.

A diferencia de la comida que se puede llegar a servir en una cárcel, en este hotel se sirven platos frescos, locales y clásicos. Hasta los paladares más exigentes quedarán complacidos con lo que pidan.

Cada rincón del hotel conserva las características del lugar que alguna vez fue, pero con tanto lujo y glamour que luego de un rato es imposible no sentirse "atrapado" por los encantos de este hospedaje único en su especie.

Una noche en el hotel

Los que deseen alojarse en este hotel deben de saber que las tarifas varían mucho dependiendo de la fecha y del nivel de lujo que se desee. Se puede reservar una noche desde USD 255 por persona y puede llegar hasta los U 735, o más.

Temas Relacionados