El Disney del que todos se olvidaron

En 1961, en Nara (Japón), abrió sus puertas Nara Dreamland, un parque de diversiones inspirado en Disneyland. Hace once años dejó de funcionar, y hoy sólo quedan sus restos.

En ese contexto, el fotógrafo francés Romain Veillon viajó hasta el lugar para retratar la belleza que se esconde detrás de un parque abandonado, teniendo en cuenta que en un momento fue el espacio más feliz de todo Nara.

Un poco de historia

Para fines de los años ’50, Kunizu Matsuo viajó a Estados Unidos y visitó Disneyland. Quedó tan enamorado del parque de diversiones que se propuso llevarlo a la antigua capital de Japón, Nara.

Comenzó a dialogar con ingenieros para crear la versión japonesa de Disney e incluso habló con Walt Disney para revisar los derechos con los que debía contar su iniciativa. Al principio todo iba viento en popa pero, cuando la construcción estaba casi terminada, Matsuo y Disney tuvieron grandes diferencias, por lo que el japonés decidió seguir adelante con el proyecto aunque con nuevo nombre y nuevos personajes.

Cuando finalmente abrió sus puertas, fue todo un éxito: era una copia japonesa de Disney. De hecho, la entrada principal, el castillo de la Bella Durmiente y varios de los juegos de los que disponía eran prácticamente los mismos que los del parque estadounidense. Sin embargo, no era Disney; y cuando en 1985 abrió Disneyland Tokio, el número de visitantes de Nara Dreamland disminuyó significativamente.

Con el paso del tiempo se siguieron construyendo más parques de Disney y Nara Dreamland fue bajando la calidad de sus servicios, hasta que en el 2006 debió cerrar sus puertas.