El barrio en donde viven las artes

La capital de ese pequeño país que es Uruguay –que es como muchos sudamericanos conocen a Montevideo– está cada día más interesante, en una nueva “movida” cultural que se ha desarrollado en la ciudad en 2011.

Como fruto de un proyecto común al gobierno local y empresarios, se recuperó y ahora se está promocionando el cálido Barrio de las Artes, una parte importante y llena de historia del centro antiguo de la capital que se conoce como la Ciudad Vieja.

Quien haya viajado a Montevideo hace más tiempo –como yo, que estuve allá la última vez en 2006– ya se quedará encantado, si viaja en avión, al arribar al nuevo aeropuerto de Carrasco, muy moderno y práctico, de líneas arquitectónicas hermosas y ágiles llegadas y salidas.

La ciudad esta más linda, más moderna y más limpia pero, por otro lado, sigue con el mismo encanto de una ciudad pequeña, tranquila, que seduce. Y lo es.

Y nada más lógico para un país que tiene imágenes de artistas, poetas y escritores en los billetes de su papel moneda, que su capital tuviera también un barrio dedicado a ellos.

Si el centro de la ciudad ya era el área más visitada por los turistas, ahora, con la creación del Barrio de las Artes, el movimiento debería crecer mucho más.

La nueva denominación incluye todo el espacio comprendido desde el Teatro Solís hasta la Sala Verdi, en un cuadrilátero precioso, arquitectónica y culturalmente. El corazón del nuevo “barrio” es la calle peatonal Soriano, pero hacia fines de este semestre, todas las calles de la zona serán peatonales los fines de semana, desde las tardes de los sábados.

Ahí están reunidos algunos de los más emblemáticos e importantes edificios de Montevideo, así como sus más interesantes museos. Pero hacia el nuevo barrio se están moviendo muchos restaurantes, cafés, galerías de arte, librerías y tiendas de design.

La más simbólica novedad del barrio es la inauguración del bello hotel Esplendor Montevideo, el primero de la cadena de Fen Hoteles en Uruguay. El nuevo establecimiento ocupa, en realidad, el antiguo Hotel Cervantes, uno de los edificios más importantes para la cultura reciente del país.

En este hotel, eran huéspedes grandes escritores como Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, quienes vivían allí mientras escribían sus libros y romances, como el cuento La Puerta Condenada, de Cortázar, que habla específicamente de una de las habitaciones del hotel.

Inaugurado en noviembre pasado, el Esplendor Montevideo (www.esplendormontevideo.com) es un hotel boutique que ha sabido recuperar con perfección la arquitectura increíble del antiguo establecimiento y ha llenado sus espacios con elegantes piezas y todo el confort de la vida moderna, como habitaciones muy amplias e iluminadas, conexión Wi-Fi gratis, pantallas LCD y camas extra grandes.

Las escaleras originales llenan de belleza los ambientes y el desayuno es servido en el último piso, con vista al centro de la ciudad de un lado y para el río de la Plata, del otro.

Lo mejor del hotel es que está cerca de todo y, hasta fines de esta temporada alta, ofrece precios en soft opening desde 100 dólares por habitación, por noche.

Haciendo una conexión entre la Ciudad Vieja y los barrios Palermo y Sur (tan fuertes en la historia del tango y del candombe uruguayos), el nuevo barrio también recibirá la nueva Casa de la Antigua Cinemateca, que tiene el más grande archivo de películas de toda Sudamérica, ahora dentro del antiguo Mercado.

La mitológica avenida 18 de Julio recibirá el esperado Centro Fotográfico del Uruguay, mientras que el revolucionario Museo del Tiempo abrirá allá sus puertas en unos años.

Más información:

-Candombe, llamadas y carnaval