De no creer: China planea iluminar una ciudad con una luna artificial

La estructura se pondrá en órbita en 2020. Existen críticas sobre la viabilidad del proyecto.

China no deja de sorprender con sus iniciativas: para 2020, planea poner en órbita una luna artificial. La idea es que el satélite se encuentre sobre la ciudad de Chengdu, al suroeste del país. Según se informó, será ocho veces más brillante que la Luna real: emitirá un “resplandor de crepúsculo” sobre la región que alumbrará hasta 80 kilómetros a la redonda, gracias a lo cual se planea reducir el uso del alumbrado público.

Lo último en alojamiento: En octubre abrirá sus puertas el primer hotel subterráneo del mundo.

Si bien el plan puede parecer irreal o cuanto menos insólito, las autoridades chinas aseguran que la tecnología diseñada para este proyecto fue probada durante años y ya está lista para ser aplicada.

No obstante, persisten las dudas sobre la factibilidad de poner en órbita esta estructura: ya recibió críticas de escépticos y de ciudadanos preocupados que argumentan que la luz tendrá efectos adversos sobre los animales y en la observación astronómica.

Al respecto, Kang Weimin, director de Óptica de la Escuela Aeroespacial del Instituto de Tecnología de Harbin, explicó que la luz del satélite será similar al resplandor del atardecer, por lo que no debería afectar las rutinas de los animales.

Otro emprendimiento curioso: Insólito: en China hay una "iglesia" con forma de zapato.

La inspiración

Se dice que la idea de crear una luna artificial proviene de la mente de un artista francés. Con el objetivo de que hubiera sol en las calles de París durante todo el año, imaginó la posibilidad de colgar “un collar” hecho de espejos sobre la Tierra, para que reflejara la luz solar.

No es la primera vez

Ya hubo anteriormente otros intentos por obtener mayor cantidad de luz. En la década de 1990, Rusia experimentó con el uso de un espejo orbital para reflejar la luz del sol en algunas de sus ciudades al norte del país. El proyecto se abandonó en 1999: el espejo no se desplegó y se incineró en la atmósfera.