De lejos y sin pogo, así fue el primer “concierto distanciado”

Cada uno de los recintos acogía hasta un máximo de cinco personas. (Virgin Money Unity Arena)
Cada uno de los recintos acogía hasta un máximo de cinco personas. (Virgin Money Unity Arena)

El turismo vinculado a los espectáculos suele mover millones. Hicieron una prueba en un recinto dividido en parcelas para grupos pequeños, separados por dos metros entre sí.

Música fuerte, mucha gente parada cerca, hacer puntas de pie para ver mejor y fijarte que tus acompañantes sigan al alcance de la vista. Muchas cosas características de los recitales están cambiando al ritmo de los tiempos que corren, donde la aglomeración de gente es algo a evitar.

Hace unos días, en la localidad inglesa de Newcastle tomó lugar el primer concierto al aire libre con medidas de distanciamiento social del país. Este evento tan peculiar se celebró en el Virgin Money Unity Arena, y fue un éxito.

Cómo funcionó

El recinto estaba dividido en parcelas separadas entre sí para grupos pequeños. Estos espacios estaban numerados para mejor coordinación, y además tenían sillas, así que fue casi como ver el espectáculo desde el propio living.

El procedimiento era así: los asistentes, después de estacionar, se fueron uniendo a un sistema de filas con distanciamiento para ingresar al predio. De ahí, se dirigió a cada uno a su área personal donde ingresó para disfrutar del espectáculo.

Los recintos más alejados del escenario tenían pequeñas plataformas para que el público pudiera disfrutar con mayor comodidad. Cuando terminó la música el staff del predio dirigió de regreso a cada grupo a su automóvil, dando instrucciones para salir de manera segura del sitio.

Un poco de alegría para los amantes de la música en vivo; si bien por ahora lo mejor es seguir a los artistas por internet y escucharlos en casa, los recitales, de a poco y con las medidas adecuadas de seguridad, van a volver. Este evento fue el primer paso.