Datos que probablemente no conocías sobre la Gran Muralla China

No, la Gran Muralla China no se ve desde el espacio. (123RF)
No, la Gran Muralla China no se ve desde el espacio. (123RF)

La Gran Muralla China, ícono del gigante asiático, guarda muchos secretos y está rodeada de mitos. A continuación, algunos datos que seguramente no conocías sobre esta magnífica obra, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

1. Son varias murallas

Al contrario de lo que se podría pensar, la Gran Muralla China no es un solo muro de miles de kilómetros, sino un conjunto de varias murallas diferentes (algunas paralelas o discontinuas) que fueron construidas durante más de dos mil años. Aunque la principal mide más de 8 mil kilómetros, los arqueólogos estiman que en total suman más de 21 mil.

2. No se ve desde el espacio

Uno de los mayores mitos sobre la muralla es el que asegura que es la única construcción humana que puede visualizarse desde el espacio. No es cierto. A pesar de su extensión, hay que tener en cuenta que mide entre 7 y 8 metros de ancho y tiene una altura máxima de 14. Además, en varios tramos el color de sus materiales se mimetiza con el tono del suelo.

3. En números

La muralla se edificó a lo largo de 2.300 años: se estima que entre 800 mil y un millón de personas trabajaron en el proceso. De ese total, unas 400 mil habrían muerto durante la construcción. Por otro lado, la obra tiene miles de torres de vigilancia y docenas de fortalezas.

4. Deporte y música electrónica

Cada año, este sitio es escenario de dos grandes eventos: la Maratón de la Gran Muralla China, de 42,5 kilómetros y más de cinco mil escalones, y el festival de música electrónica YingYang, que reúne a referentes locales e internacionales.

5. Una leyenda trágica

Junto a una parte de la muralla hay una estatua de una mujer llamada Meng Jiangnu. Es la protagonista de un cuento popular que relata que su marido fue reclutado a la fuerza para construir el muro tres días después de haberse casado y que, cuando ella fue a visitarlo, se enteró de que había muerto y lo habían enterrado en los cimientos. Dicen que la mujer lloró durante días y noches hasta que la muralla colapsó, dejando al descubierto los huesos del hombre.