"Dark Tourist", la serie sobre turismo negro que podés ver en Netflix

La serie recorre lugares y rituales vinculados con la muerte, la guerra y las catástrofes. (Netflix)
La serie recorre lugares y rituales vinculados con la muerte, la guerra y las catástrofes. (Netflix)

"Desde un lago nuclear hasta un bosque encantado, el periodista David Farrier visita lugares turísticos poco comunes y hasta macabros en todo el mundo". Así se anuncia Dark Tourist en Netflix. Su nombre hace alusión al dark tourism, que se traduce al español como "turismo negro", "turismo oscuro" o "turismo del dolor", y se refiere a la visita de lugares vinculados con la muerte, la guerra, el terrorismo o las catástrofes.

Esta forma de hacer turismo, alejada de las postales convencionales de ciudades, playas y montañas, tiene su propio nicho y la serie del periodista neozelandés Farrier lo demuestra. De hecho, este año la popularidad de este tipo de experiencias creció de la mano de series como Chernobyl, que aumentó el interés por visitar el lugar que fue epicentro de la catástrofe nuclear en 1986.

Dark Tourist, en formato documental, tiene una temporada de ocho capítulos, y en cada uno el protagonista visita una zona diferente del mundo: Latinoamérica, Japón, Estados Unidos, Asia Central, Europa, Sureste de Asia, África y nuevamente Estados Unidos.

Así, Farrier pasa de hacer un tour con un sicario de Pablo Escobar en Colombia a explorar Fukushima, un pueblo destruido por la radiación en Japón, o a participar de un ritual indonesio en el que desentierran a los muertos para venerar las momias con ofrendas y sacrificios animales. También se une a turistas interesados en Jeffrey Dahmer en Estados Unidos, un asesino en serie conocido como "el carnicero de Milwaukee", y asiste a un festival de magia vudú en Benín.

En los distintos capítulos de Dark Tourist, el periodista reflexiona sobre la adhesión que generan estos viajes en un número cada vez más grande de personas. Sobre las motivaciones, considera que quizás el turismo oscuro hace que sus adeptos se sientan más felices de estar vivos, y los ayuda a "escaparse de la normalidad" y a desafiar sus miedos. O, simplemente, logra que se den cuenta de "lo bueno que es volver a casa".