Curazao: una isla paradisíaca y poco conocida para descubrir en el Caribe

Ávila Beach Hotel es un destino en sí mismo. (Foto: Agustina López)
Ávila Beach Hotel es un destino en sí mismo. (Foto: Agustina López)

Su capital con impronta europea, calas de agua turquesa y un sinfín de actividades acuáticas son los mayores atractivos de este destino, que goza de buen clima todo el año.

Al sur del mar Caribe hay una isla que muy pocos conocen pero que vale la pena explorar y descubrir: Curazao. Situada en las Antillas Menores, frente a las costas de Venezuela, tiene una ubicación privilegiada entre Aruba y Bonaire; de hecho, se las conoce como las “islas ABC”.

Curazao es un país pero forma parte del Reino de los Países Bajos. Esto quiere decir que vive bajo la monarquía del rey Guillermo y su reina consorte, la argentina Máxima Zorreguieta. En la isla hablan neerlandés y papiamento, aunque también se escuchan el español y el inglés.

En 444 kilómetros cuadrados de territorio, concentra una capital que vibra en colores, calas donde el agua reposa con su transparencia y un sinfín de actividades para refrescarse en familia. El mar, con sus aguas turquesas y celestes, es la atracción principal del destino.

El mar de Curazao enamora y Porto Mari es una de sus mejores playas. (Foto: Agustina López)
El mar de Curazao enamora y Porto Mari es una de sus mejores playas. (Foto: Agustina López)

Willemstad, el corazón de Curazao

El centro lleva el nombre de Willemstad Punda y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es una mezcla de colores pasteles bajo el sol caribeño con una fuerte impronta europea. Acá podés caminar por callecitas entre paredes cubiertas de murales con el más exquisito arte callejero, comer fruta fresca en los mercados y escuchar música en vivo al aire libre, bajo una temperatura ideal que se mantiene todo el año.

El lugar para la foto postal es Handelskade, donde edificios pintados con los colores del arcoíris –los hay de color rosa añejo, verde agua, amarillo como el sol y celeste cielo– posan frente al canal Sint Annabaai, que desemboca en el mar. Al lado, el puente flotante y peatonal Reina Emma te invita a cruzar.

Lee también: Cuatro razones para elegir Curazao si vas al Caribe

Otra opción para conocer una partecita histórica de Curazao es pasear por el barrio Otrobanda, donde podés ver placitas con locales, admirar la arquitectura típica de la isla y llegar hasta Wilhelmina Plaza, la Mansión del Gobernador y la sinagoga Mikvé Israel-Emanuel –que, además de ser la más antigua del hemisferio occidental, tiene un detalle que la diferencia del resto: su piso es de arena–.

El lugar para la foto postal es Handelskade. (Foto: Agustina López)
El lugar para la foto postal es Handelskade. (Foto: Agustina López)

El centro de Curazao se puede recorrer a pie o alquilando una moto eléctrica, un vehículo sustentable que permite conocer la ciudad y al mismo tiempo divertirse sobre ruedas. Curaçao Green Wheels ofrece este servicio por USD 35 el día de alquiler.

Navegar hacia el paraíso en Curazao

¿Te imaginás llegar a una diminuta isla desierta en el medio del mar Caribe, como si estuvieras en una película? En Curazao es posible. Existe un catamarán que te lleva hasta Klein Curaçao (”la pequeña Curazao”), un paraíso increíble.

Desde Jan Thiel Beach zarpa a diario, a las 8, el catamarán de BlueFinn Charters. Una tripulación te da la bienvenida y te ubica en bancos para disfrutar del paseo marítimo; unas dos horas de navegación entre olas y viento. Al llegar, te da la bienvenida una playa larga de arena blanca y agua turquesa con peces y tortugas nadando en libertad. En la isla sólo se ve un antiguo faro abandonado de color rosado, ruinas, restos de naufragios y un kilómetro de playa virgen con algunas palapas que dan sombra.

Klein Curaçao, una paradisíaca isla desierta en el medio del Caribe. (Foto: Agustina López)
Klein Curaçao, una paradisíaca isla desierta en el medio del Caribe. (Foto: Agustina López)

Como parte de la excursión te entregan un set de antiparras y snorkel para explorar nuevos mares. La temperatura del agua es ideal y hace que no quieras salir más. Después de un almuerzo a bordo del catamarán y un merecido descanso en la red de la proa, se regresa a Curazao. Al ser un catamarán 2x1, a la ida viaja a motor y a la vuelta izan velas y navega con el viento hacia tierra firme.

Lee también: Estas islas son el secreto mejor guardado del Caribe

El costo de esta actividad es de USD 120 por adulto y USD 60 para niños de 4 a 12 años. Incluye bebidas, barra, almuerzo y equipo de snorkel.

Tres playas imperdibles en Curazao

En Curazao hay cantidades de playas, pero algunas son realmente imperdibles. A 30 minutos del centro, en la costa oeste de la isla, una bahía con reposeras sobre arena suave, un muelle con escalera al mar y aguas calmas te esperan para un día de sol y descanso. Porto Mari es uno de los spots favoritos para los que buscan una playa que lo tiene todo. Al ser propiedad privada, se paga USD 3 para acceder (niños de hasta 4 años entran gratis). El alquiler de una reposera cuesta USD 3,50 el día.

Kenepa fue catalogada por TripAdvisor como una de las mejores playas del Caribe. (Foto: Agustina López)
Kenepa fue catalogada por TripAdvisor como una de las mejores playas del Caribe. (Foto: Agustina López)

Muy cerquita, sobre la misma costa, existe una joya oculta con palmeras ondulantes y agua cristalina que se llama Cas Abao. De colores eléctricos por el verde de la vegetación y el azul del mar, es ideal si querés una playa tranquila para nadar todo el día. Además, fue votada como una de las 21 mejores playas del mundo por National Geographic y tiene un chiringuito para que pidas un trago con el famoso licor local Curaçao.

La tercera playa forma parte de otro ranking, porque fue catalogada en Trip Advisor como una de las mejores del Caribe. Se trata de Kenepa, cuyo nombre completo es “Kenepa Chiki” y hace referencia a la más chica de dos playas que se llaman igual. Tiene arena suave entre rocas y aguas cálidas, y se ubica en el norte de la isla, a 50 minutos del centro. El ingreso es gratuito.

Actividades en el mar para hacer en Curazao

Si hay algo en lo que sobresale Curazao es en su oferta infinita y original de actividades. Remar por las aguas cristalinas y azules de la isla es una experiencia en sí misma, pero hacerlo en un kayak de acrílico transparente se transforma en algo sublime, porque permite ver debajo de tus pies pececitos de colores nadando de acá para allá. Saliendo desde la playa Caracasbaai con el guía local Robert podés llegar hasta el Fuerte Beekenburg y mirar desde arriba el barco hundido Tugboat; una forma diferente de ver el fondo del mar. El precio por hora para dos personas es de USD 60.

Navegar en un kayak de acrílico transparente, una experiencia sublime. (Foto: Agustina López)
Navegar en un kayak de acrílico transparente, una experiencia sublime. (Foto: Agustina López)

Lee también: Aruba: por qué ir y qué visitar en este destino único

Si preferís velocidad y adrenalina, una buena alternativa es el Seabob, un mini jet con potencia y velocidad que te sumerge debajo del agua y te lleva a una profundidad de hasta 10 metros. Podés elegir bucear o pasear por la superficie en este medio único y amigable con el medio ambiente. La actividad también se ofrece en la playa Tugboat, donde son muy populares el snorkel y el buceo, ya que ahí se encuentra el naufragio junto a arrecifes y corales. Una hora cuesta USD 95 por persona.

Cómo llegar y cuándo ir a Curazao

De Córdoba a Panamá, Copa Airlines tiene un vuelo diario. Despega alrededor de la 1:30 y llega luego de 6 horas y 30 minutos. Ahí se toma el vuelo a Curazao, que dura dos horas y tiene cinco frecuencias semanales (lunes, jueves, viernes, sábados y domingos). Volando desde Córdoba con Copa, antes del mediodía podés tener los pies en la arenas de alguna playa del Caribe.

Copa Airlines, que este año celebra sus 75 años conectando América, tiene vuelos desde Panamá a 68 destinos: entre ellos, Aruba, La Habana, St Marteen, Jamaica, Punta Cana, Costa Rica, Montreal, Chicago, Las Vegas, Los Ángeles, Miami, Nueva York, Orlando, San Francisco, Cancún, Ciudad de México, Río de Janeiro, Salvador, Santiago de Chile, Bogotá, Quito, Lima y Montevideo.

Para alojarse, Curaçao Marriott Beach Resort es un oasis tropical con comodidades de lujo. (Foto: Agustina López)
Para alojarse, Curaçao Marriott Beach Resort es un oasis tropical con comodidades de lujo. (Foto: Agustina López)

¿Cuándo conviene ir a Curazao? Si bien la isla tiene buen clima todo el año y queda fuera de la zona donde impactan los huracanes, la mejor época para visitarla es de diciembre a mayo, cuando la temperatura es agradable y no hay tanta humedad. En julio, agosto y septiembre el calor aumenta.

Dónde dormir en Curazao

Ávila Beach Hotel es un destino en sí mismo. De 1949, es el hotel operativo más antiguo de la isla y está ubicado en el barrio Pietermaai, a dos minutos del centro de Willemstad. Tiene dos playas privadas, restaurantes y bares, pileta y diferentes opciones a la hora de alojarse: se puede optar por un departamento o una habitación tipo hotel.

Otra alternativa es Curaçao Marriott Beach Resort, un oasis tropical con comodidades de lujo. Cuenta con habitaciones con vistas al mar (algunas con terrazas privadas de arena), primera línea de playa, restaurante de alta gama y piletas para familias y exclusivas para adultos.

Temas Relacionados