Cuándo conviene visitar las ciudades europeas más elegidas por los argentinos

Por lo agobiantes que pueden resultan las temperaturas durante el verano, lo mejor es visitar Roma en abril-mayo o en septiembre-octubre. (123RF)
Por lo agobiantes que pueden resultan las temperaturas durante el verano, lo mejor es visitar Roma en abril-mayo o en septiembre-octubre. (123RF)

Madrid, Barcelona, Roma, París y Londres: te contamos cuál es la mejor época para viajar a cada una.

Además de Brasil y del Caribe, Europa es uno de los grandes destinos favoritos del argentino promedio. Ahora, a la hora de planificar el viaje, hay que tener en cuenta factores como el clima y las temporadas para definir cuál es el mejor momento para ir.

En términos generales, la temporada alta en el continente coincide aproximadamente con el verano (va mediados de junio a fines de agosto); la baja, con el invierno (noviembre a marzo); y la media, con la primavera (abril a junio) y con el otoño (septiembre y octubre).

La temporada alta goza de mejor clima, con días largos y soleados, y concentra eventos y festivales. La contra es que es la más cara y la que mayor cantidad de turistas convoca. El invierno, en tanto, tiene mejores precios y menos gente, aunque los días son cortos y las temperaturas bajas, y muchos lugares están cerrados.

La temporada media es una de las mejores para conocer Europa, gracias a temperaturas más agradables, menor cantidad de turistas que en el verano y precios dentro del promedio.

Sin embargo, cada ciudad tiene sus particularidades.

Madrid y Barcelona

La primavera y el otoño son las mejores épocas para ir a España. En el caso de Madrid y de Barcelona, dos de los destinos más elegidos por los argentinos, los meses más acertados para recorrer ambas ciudades son mayo, junio, septiembre y octubre, ya que combinan clima agradable, buenos precios y menor cantidad de gente. En el caso de Barcelona, además, en junio y en septiembre se puede hacer playa.

Roma

La capital italiana es otra que está entre las favoritas de los viajeros de nuestro país. Su caso es similar al de Madrid y Barcelona: por lo agobiantes que resultan las temperaturas durante el verano, lo mejor es visitarla en abril-mayo (temperaturas promedio de entre 20 y 23°) o en septiembre-octubre (temperaturas promedio de entre 22 y 28°). Un clima moderado es clave para pasear por esta ciudad, que parece un museo a cielo abierto.

París

¿Quién no soñó con caminar por París? La capital de Francia enamora con su historia, su arte, sus monumentos y su gastronomía. A diferencia de los destinos anteriores, el mejor momento para ir es durante el verano, ya que los días suelen ser soleados y cálidos y están llenos de festivales. Aquí el clima en general es más frío, y la primavera y el otoño se caracterizan por ser brumosos y nublados, con máximas promedio de 15°.

Londres

Otro clásico en los viajes argentinos a Europa es Londres. Se sabe que la capital inglesa es sinónimo de lluvias constantes, y por eso la mejor época para ir es durante los meses de verano, de junio a septiembre. En ese momento el agua le da un respiro a la ciudad y el clima se vuelve más cálido y estable, aunque hay que tener en cuenta que hay más turistas. En ese sentido, lo ideal es ir la última semana de junio y la primera de julio, cuando todavía no hay tanta gente.