Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Las crónicas de viajes como aventuras de lo impensado

Tres libros recientes de escritores argentinos trazan mapas hacia geografías lejanas, yendo de lo personal a la crónica sociológica y de Alemania a Japón pasando por rutas del Este. 

Por Juan Manuel Mannarino (Especial).

#yomequedoencasa. Te recomendamos no salir de tu casa hasta que se aclare el panorama. 

Viajes y otros viajes. El título remite a un libro de Antonio Tabucchi, en el cual el italiano narra travesías desde Bombay a Buenos Aires recolectando mitos y aventuras. “Soy un viajero que nunca ha hecho viajes para escribir sobre ellos. Sería como si uno quisiera enamorarse para poder escribir un libro sobre el amor”, decía el escritor sobre su pasión nómade de andar por el mundo.

Parque Nacional Patagonia: cómo aprovecha la cuarentena para ponerse a tono 

¿Qué pensaría Tabucchi en épocas donde los tránsitos han sido cancelados? Con su devoción por el arte y la cultura, recomendaría seguir viajando -mientras tanto y por ahora- a través de los libros. Porque, en definitiva, los textos suponen otras formas del viajar: curiosa es su anécdota de la revelación de una Buenos Aires legendaria y anacrónica a partir de la poesía de Jorge Luis Borges.

La crónica de viaje, un género tan antiguo como la literatura, ocupa un lugar importante en la no ficción argentina. Obsesiones privadas, viajes planificados y crónicas inesperadas: las aventuras de la escritura, en el último tiempo, van de Japón a Alemania, del Muro de Berlín al amor y de la memoria colectiva a la mirada extrañada. Camino hacia el Este, de Javier Sinay; Otoño alemán, de Liliana Villanueva, y Japón desde una cápsula, de Julián Varsavsky, son tres invitaciones a recorrer la tensión ineludible -y fascinante- entre lo propio y lo ajeno.

De amores y desamores

Perder de vista todo lo que resulta familiar, decía Cesare Pavese. El periodista Javier Sinay viajó 15 mil kilómetros de Buenos Aires a Tokio -recorriendo Europa y Asia por tierra- y pasó por más de 20 ciudades para encontrarse con su novia japonesa. La idea se activó cuando se había quedado sin trabajo en Buenos Aires. Entonces decidió hacer un mapa hacia el Este buscando historias en el camino a su destino final. De allí surgió el nombre de su libro, una suerte de viaje adrenalínico, quijotesco, que va narrando amores y desamores en un periplo donde la principal mutación es la de la primera persona.

Camino al este, el libro de Sinay que relata un viaje de 15 mil kilómetros de Buenos Aires a Tokio.

El hechizo por la idea del movimiento perpetuo. Ese vagabundeo por las calles que, según Walter Benjamín, constituía la mejor forma de conocer una ciudad. Sinay captura diálogos, escenas, momentos y sensaciones, desde el chamanismo en Siberia hasta un joven a quien las mujeres le pagan por un poco de conversación en Tokio. La observación fina, la captura de los detalles: el cronista como aquel que viaja para tomar contacto y para entender, y entenderse. En este caso, distintos tipos del amor.

Una cámara abierta

Narrar las derivas de la travesía y la travesía de las derivas. O el poder de un acontecimiento. Ese es el eje del libro en el que Liliana Villanueva, una arquitecta argentina que acababa de mudarse a Berlín en 1989, vive días de estupor y desconcierto. Escribe la autora, en un relato que coquetea entre la crónica social y la memoria autobiográfica: “El mundo cambió tanto en estos pocos días que cuando nos miramos buscamos los cambios también en nosotros”.

Otoño alemán, una narrativa que convierte a Villanueva en espectadora.

La caída del Muro de Berlín como centro de una reconstrucción íntima, cuyo poder del testigo convierte a la narradora en una espectadora sutil de breves acontecimientos (una caminata por la ciudad, la historia de una amistad, las vivencias de las personas a uno y a otro lado del Muro) que iluminan lo macro, esa parte de la historia que hizo que lo viejo y lo nuevo se confundan en uno de los colapsos más trascendentes del siglo XX. “Fue un trabajo de cronista inesperado. Salí a la calle como una cámara abierta, tratando de no tener prejuicios y de ir captando todo”, cuenta Villanueva, a más de treinta años de los hechos.

Increíble: el país que prohibió el Covid-19

La otra mirada

¿Todo viaje es digno de ser contado? La sensibilidad abierta, una curiosidad a prueba de balas. Lo que parece importar, en definitiva, es cómo se arriesga (y apuesta) a una mirada. Cada cronista se traza su singularidad. Salir de los monocromatismos, derribar prejuicios, asombrarse con los juegos del azar que son capaces de alterar cualquier plan. Mirar al sesgo: historias íntimas y a la vez universales. Mirar, en efecto, con ojos nuevos. La forma de esa mirada. Allí está el poder del cronista.

Japón desde una cápsula, de Varsavsky, un texto que derriba prejuicios kilómetro tras kilómetro.

En el caso de Julián Varsavsky, su texto tiene algo de aquellos viajes como experiencia límite. El cronista duerme en hoteles cápsula y se sumerge en el extraño y deslumbrante mundo sexual y de tecnoerotización de la vida a través de muñecas y hologramas. La cultura oriental del cosplay, el manga, el animé, la robótica y a la vez la ética samurái, el zen, la sociedad del cansancio (y de la desolación de almas tristes y solitarias) que analiza el filósofo Byung-Chul Han.

La hipermodernidad japonesa, atrapada por una brutal occidentalización, y una sacralidad milenaria que Varsavsky narra con fragmentos hipnóticos, al borde del absurdo y el encanto. “En un hotel cápsula tuve mi primera vez en la vida con un secador de pelo; ya incluso me baño sentado sin manguerear al vecino, y me sé de memoria la botonera del smart-toilet. Entro como si nada a la piscina de 42°, me alimento a moneditas en las vending machines y me divierto solo y a lo grande en la sala de videojuegos. Le he perdido incluso el miedo a los robots; siento que me acompañan y deseo un perrito Sony”.

Para leer: cómo viven la cuarentena los argentinos que no quieren volver 

El periodista, en general, sabe qué está buscando; el cronista sólo puede estar atento y esperar. Eso decía Martín Caparrós en El Interior. Tres crónicas de viajes como revelación de viejos y nuevos mundos. Para visitar y seguir visitando como aventuras de lo impensado.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.