Convirtieron un viejo colectivo en su hogar para recorrer Estados Unidos

Denver y Vanessa Miller vivían en Albuquerque (Estados Unidos) junto con sus tres hijos: Londres, de cinco años; Phoenix, de tres; y Everest, de dos. Tenían un estilo de vida que se podría definir como convencional y no la pasaban nada mal, pero un día se dieron cuenta de que así no era como querían pasar sus días y decidieron comenzar a viajar.

Con esa idea en mente, se compraron un viejo colectivo escolar y lo remodelaron para convertirlo en su nuevo hogar. Durante cuatro meses se dedicaron por completo a ese proyecto. Desmontaron el vehículo, lo renovaron y lo transformaron en lo que es hoy: una hermosa casa sobre ruedas.

Si bien tienen en claro que no quieren vivir toda su vida de esta manera, por ahora disfrutan de pasar sus días en la ruta. Coinciden en que es muy divertido, comparten cosas que nunca antes hubieran imaginado y funciona como una gran escuela, no sólo para los chicos sino también para los grandes.

Hoy llevan recorridos casi 25.000 kilómetros; viajaron por el noroeste del Pacífico, el suroeste y Texas. En sus planes a corto plazo tienen pensado recorrer la costa este del país, además de Alaska y Canadá. Todas las historias y experiencias que vivieron durante los últimos dos años se pueden encontrar en su página web, Nomadic Millers.

¿De qué viven?

Cuando se dan a conocer este tipo de historias, muchos suelen preguntarse cómo hacen los protagonistas para poder solventar ese estilo de vida. En este caso, Denver tiene un trabajo freelance que le permite viajar por todo Estados Unidos, ya que lo único que necesita es una computadora y una buena conexión a internet.