Comporta es el secreto mejor guardado de Portugal

Existen algunos lugares en el mundo conocidos por un grupo selecto de personas que prefieren mantenerlos en secreto. Es el caso de Comporta, el destino más elegante de Portugal.

Muchos famosos, entre los que se encuentran cantantes y diseñadores, eligen vacacionar en este paraíso “ecochic”. Pero no hay que imaginarse grandes lujos: lejos de los shoppings, las fiestas y las propuestas ostentosas, Comporta es un lugar relajado compuesto por casas, mercados, cafeterías artesanales y campos de arrozales.

Su principal atractivo es su costa de más de 60 kilómetros, que no tiene nada que envidiarles a las playas del Caribe. Arena blanca, agua de color esmeralda y grandes acantilados de piedra caracterizan a este lugar, situado a una hora en auto de Lisboa.

Además: Tres playas portuguesas de difícil acceso que vale la pena conocer.

Una historia ligada a bancarios

El ambiente discreto de Comporta se puede atribuir a la familia Espirito Santo, el linaje bancario más grande de Portugal, que compró terrenos del tamaño de una ciudad en la década de 1950 para vacacionar.

Luego de ser exiliada de hacer negocios en su tierra natal durante décadas después de la Revolución de los Claveles, la familia Espíritu Santo regresó a Comporta a principios de 1990 e invirtió en la infraestructura del área y en la producción de arroz y de vino.

Mantuvieron el desarrollo del área al mínimo hasta 2014, cuando la propiedad fue confiscada por el Estado después de que la empresa familiar colapsó y algunos de sus miembros fueron implicados en escándalos de corrupción.

Te puede interesar: Un viñedo en Portugal ofrece cabañas con forma de barril para amantes del vino.

Cómo llegar desde Lisboa

El camino más recomendado para ir a Comporta desde la capital de Portugal es a través del puente Vasco da Gama, pasando por Setúbal y Alcácer do Sal. Este recorrido atraviesa el estuario del río Sado.

Los que no se animen a ir en auto pueden contratar un servicio de trasporte desde el aeropuerto.

Otro imperdible cerca de la capital: Sintra, una villa portuguesa entre las montañas y el mar.