Cómo es el pueblo inglés donde vivió Shakespeare

Se mantienen en pie las casas familiares, su escuela y los lugares que frecuentaba.  (Shakespeare Birthplace Trust)
Se mantienen en pie las casas familiares, su escuela y los lugares que frecuentaba. (Shakespeare Birthplace Trust)

William Shakespeare vivió hace más de 400 años, pero los siglos que pasaron no borraron su legado... todo lo contrario. En el condado de Warwickshire, Inglaterra, se encuentra su pueblo natal; Stratford Upon Avon, una pequeña localidad que conserva viva la huella del autor. Estas son las postas más importantes para conocer su historia:

Su casa

William nació en 1564 y fue el tercero de ocho hermanos, su padre, John Shakespeare, fue alcalde de la localidad. La familia habitaba una casa que refleja la arquitectura clásica de la zona; el estilo Tudor, caracterizado por sus detalles medievales, ventanas repartidas y vigas expuestas de madera. La antigua vivienda recrea el mobiliario original y en ella se explica cómo era la vida del dramaturgo en su juventud.

La casa de su enamorada

Como Shakespeare es sinónimo de amor, no puede quedar fuera de la lista la vivienda de Anne Hathaway, quien sería su esposa. Allí, la visitaba y paseaban juntos por el jardín. La casa de campo fue construida en 1463 y, cinco siglos después, conserva gran parte de su estructura original. En el interior se encuentra intacto parte del mobiliario, incluida la cama de Anne y el banco donde la pareja se sentaba cuando él iba de visita.

Un teatro en su honor

El Royal Shakespeare Theatre fue creado en su homenaje en un gran edificio de fachada roja que combina sectores modernos con algunos antiguos, al borde del rio Avon, que cruza el centro de la localidad. Allí se presentan obras teatrales (aunque en este momento se encuentra cerrado) y se enseña sobre la historia y creaciones del dramaturgo, sus escenas clave, personajes principales y cómo se relacionan entre sí.

Otros sitios que se pueden conocer son la King Edward VI Grammar School, escuela a la que asistió y que todavía dicta clases o la Iglesia de la Santísima Trinidad donde fue bautizado y enterrado. La tumba lleva una maldición que él mismo habría escrito advirtiendo contra quien intentara quitarlo de su lugar de descanso. Tanto en vida como en muerte, Shakespeare es sinónimo de teatralidad.