La ciudad de California que te paga para que la visites en invierno

Foto: aliciasessler / Facebook: @ShareSLO
Foto: aliciasessler / Facebook: @ShareSLO

San Luis Obispo le otorgará 100 dólares a cada uno de los primeros 500 turistas que viajen entre el 1° de enero y el 31 de marzo.

Que te paguen por viajar es todo un privilegio. Eso es parte de lo que propone la ciudad de San Luis Obispo, situada en la costa de California (Estados Unidos): a cada uno de los primeros 500 turistas que la visiten en invierno, le otorgará 100 dólares para que los gaste como prefiera.

Eso sí, existen ciertas condiciones que hay que cumplir para cobrar el incentivo. Para empezar, se deben reservar al menos dos noches en un hospedaje del destino a través del sitio web oficial de la ciudad. Una vez que la persona haya recibido la confirmación por e-mail, la deberá enviar a info@sanluisobispovacations.com. Si todo está "ok", recibirá un correo de confirmación de la promoción.

Para tener en cuenta: San Francisco vs Nueva York: ¿cuál tiene mejores precios?

Por último, una vez que esté en destino, debe acercarse al Centro de Visitantes de la Cámara de Comercio de San Luis Obispo con el número de confirmación y la llave del hotel para recibir los 100 dólares.

Vale aclarar que la promoción sólo es válida para los visitantes que decidan viajar entre el 1° de enero y el 31 de marzo (fechas que abarcan casi por completo el invierno boreal).

Planes familiares y con amigos

Los chicos que viajen en familia pueden encontrar muchas cosas para hacer en el Museo de los Niños, en el SLO Skate Park o en el Downtown SLO Market. Por su parte, quienes visiten la ciudad con amigos pueden adentrarse en la cocina que va “de la granja a la mesa” en alguno de los restaurantes de la ciudad, o disfrutar de una buena cata de cerveza y vinos locales. Además, hay varias actividades al aire libre.


Otro destino en la Costa oeste: Qué no te podés perder si vas a Los Ángeles

¿Dos imprescindibles? Viajar en el tranvía y dejar una marca propia en el famoso Bubblegum Alley, un callejón cubierto con chicles que fueron colocando los turistas.