Brujas, la ciudad abrazada por el agua

Algunas de sus esquinas parecen haberse detenido en el tiempo. (Libby Penner/ Unsplash)
Algunas de sus esquinas parecen haberse detenido en el tiempo. (Libby Penner/ Unsplash)

Por la cantidad de canales y puentes que tiene le dicen "la Venecia del norte". Es una de las localidades más pintorescas de Bélgica.

La historia de esta localidad está fuertemente ligada al agua, algo que aún hoy es palpable en sus calles y puentes. Su ubicación favorable y conexión con el mar hicieron que en la Edad Media se convirtiera en una gran ciudad comercial y un importante punto político. Hoy sus rincones la destacan como uno de los destinos favoritos de Bélgica.

Siglos de historia

Mucha agua bajo el puente

Los canales que la atraviesan fueron, y siguen siendo, las arterias donde la vida transcurre. Sus caminos serpenteantes están interrumpidos por los muchos puentes que los cruzan y ofrecen vistas imperdibles. Rozenhoedkaai es el nombre de su esquina mas famosa.

Por debajo de las pasarelas se abren paso los barcos que unen los puntos más importantes de la ciudad. Como si necesitara algo más para parecer una pintura, no es raro encontrar cisnes flotando sobre las fachadas reflejadas en el agua.