Bilbao, medieval y vanguardista

Ícono del Bilbao moderno. El Museo Guggenheim fue diseñado por Frank Gehry y es sinónimo de la arquitectura de vanguardia.
Ícono del Bilbao moderno. El Museo Guggenheim fue diseñado por Frank Gehry y es sinónimo de la arquitectura de vanguardia.

La ría atraviesa la ciudad y divide al casco histórico medieval, del sector de modernos edificios de oficinas y anchas calles, pobladas de refinadas tiendas comerciales.

Mencionar la ciudad de Bilbao es sinónimo del Museo Guggenheim, verdadero ícono urbano y motivo de admiración mundial, aunque un recorrido por la ciudad permite conocer otros aspectos y monumentos no menos admirables.

La ría de Bilbao atraviesa la ciudad y deja de un lado el casco histórico medieval y del otro,  los edificios modernos con oficinas y calles anchas pobladas de tiendas comerciales. Ambos sectores se unen a través de numerosos puentes entre los que se destacan: el de la Merced que data de 1883, el de San Antón, construido entre 1871-1877, y el más moderno, diseñado por el conocido arquitecto valenciano Santiago Calatrava que fue inaugurado el 30 de mayo de 1997. Se trata de un puente peatonal de metal y cristal, pintado de blanco, llamado del Campo de Volantín aunque se lo conoce con el apellido de su constructor.

La ciudad tiene también varias iglesias de distintas épocas que motivan numerosas visitas, como la de la Merced en cuyo origen (1675) fue el edificio conventual de San José de la Naja y reconstruido en 1750. Asimismo, merece atención el templo de San Antón, levantado sobre el antiguo Alcázar de la ciudad en estilo gótico. También es de rigor conocer la iglesia San Nicolás, ubicada en la plaza del mismo nombre y frente al Teatro Arriaga cuya silueta iluminada de noche deja volar los duendes del arte en la imaginación de los que observan esa vista maravillosa.

Sin embargo, la más visitada es la Catedral de Santiago edificada a finales del siglo XIV y dedicada al apóstol que es patrón oficial de Bilbao. Ubicada en pleno centro antiguo frente a la Plazuela de Santiago, cuyo centro ocupa una fuente, y abrazan el paseo viejas casas y modernos bares donde amerita tomarse un café o refrigerio mientras se mira detenidamente la magnífica obra. A continuación se impone una caminata por la llamada Calle del Perro, que en una de sus esquinas luce una fuente del 1880 con tres gárgolas con fisonomía de cabezas de perros, aunque el autor los creó como leones de estilo egipcio, y que en sus orígenes llamaban Chorros de San Miguel.

El Mercado de La Ribera es otro de los sitios recomendados para visitar no sólo por el diseño del edificio que se destaca con hermosas vidrieras, a la orilla de la ría, si no también por el interior con numerosos puestos de pescados, mariscos y kokotxa (papada de la merluza) y los bares donde se ofrecen la exquisita tapa vasca típica.

Museo Guggenheim. Finalizado el paseo por la zona más antigua de la ciudad se puede caminar por el borde de la ría hasta el Guggenheim, obra de arte en si mismo, al margen de las exposiciones que alberga.

Diseñado y construido por el norteamericano Frank Gehry, 16 metros por debajo de la cota de la ciudad, tiene una altura de 50 metros y abarca 24 mil metros cuadrados. Forma un triángulo imaginario con el Museo de Bellas Artes, la Universidad de Deusto y el Teatro Arriaga.

Se ingreso por abajo del nivel de la calle, luego de bajar una escalinata, aunque también se puede acceder por la parte trasera, de cara a la ría, donde recibe  una escultura que representa a una gran araña.

El edificio se inauguró el 19 de octubre de 1997 y tiene tres plantas con 19 galerías, una de las cuales cruza por debajo del Puente de la Salve, con una serie de volúmenes interconectados de forma octogonal, recubiertos de piedra caliza y otros curvados cubiertos por una piel metálica de titanio, lo que lo convierte en un verdadero laberinto con 11 mil metros cuadrados destinados a exposiciones.

Una de las salas tiene 130 metros de largo por 30 metros de ancho y las paredes de vidrio están montadas sobre una compleja estructura metálica, que  protege el interior del calor.

La entrada cuesta 13 euros aunque para mayores de 60 años, el precio se reduce a la mitad.

No está permitido el uso de máquinas fotográficas o filmadoras, salvo en el exterior. Precisamente afuera hay una gran escultura de un perro sentado revestido de flores.

El Museo Guggenheim en su perímetro ofrece los servicios de primer nivel del restaurante Nerua donde un menú de seis platos ronda los 70 euros.

Vale recordar que este museo debe su nombre a Solomon Guggenheim, coleccionista de arte y filántropo estadounidense que vivió entre 1860 y 1949 y que motivó la construcción, en 1959, del primer museo que lleva su nombre en Nueva York.

Puente Vizcaya. Un viaje por el País Vasco no puede terminar sin conocer el increíble Puente Vizcaya o Puente Colgante, es Patrimonio de la Humanidad desde 2006, construido sobre la ría de Nervión o de Bilbao, para unir las ciudades de Portugalete y el barrio Las Arenas de Getxo (Guecho) que facilita el tráfico de vehículos y personas de una orilla a la otra.

Se trata del primer puente transbordador del mundo cuyas obras se iniciaron el 10 de abril de 1890 e inaugurado tres años después, aunque en tiempos de la Guerra Civil española fue destruido y levantado nuevamente en 1941.

La “barquilla”- estructura sobre la cual se instalan quienes desean pasar de un lado a otro, está sostenida por 18 cables de acero sujetos a rolos semejantes a las ruedas de un tren que avanzan de una costa a la otra.

El viaje dura apenas un minuto y medio y tiene frecuencias de ocho minutos todos los días del año.

El puente transbordador tiene una altura de 61 metros y un largo de 160 metros y facilita considerablemente el paso. De hacerlo por carretera, el cruce insume 20 kilómetros.

El servicio se hace durante todo el día y solo se interrumpe cuando algún barco debe pasar por debajo en dirección al puerto de Bilbao o a los puertos deportivos.

El ingreso y egreso a la barquilla se hace en forma cómoda y ordenada a través de salas de espera y venta de tickets y recuerdos del viaje para los turistas que además pueden subir en ascensores panorámicos hasta lo más alto del puente donde hay una segura pasarela por la cual se puede avanzar y en la que un sistema de audio cuenta la historia del puente.

El cruce cuesta 0,35 euros por tramo y subir a la pasarela, cinco euros por persona.

Datos

Nombre oficial: Reino de España

Capital: Madrid.

Gobierno: monarquía constitucional.

Población: 42.197.865 habitantes.

Superficie: 504.780 kilómetros cuadrados.

Idioma: español.

Moneda: euro.

Temas Relacionados