Así será ir a la playa en tiempos de pandemia

En algunas playas europeas hay horarios restringidos de visita. (123RF)
En algunas playas europeas hay horarios restringidos de visita. (123RF)

Capacidad reducida y distancia entre sombrillas son algunas de las políticas que ya se aplican.

A medida que se reactiva el turismo en algunos países, las playas vuelven a abrirse al público, aunque con nuevos protocolos de seguridad y distanciamiento social para evitar el contagio de coronavirus.

En general, las medidas incluyen una distancia determinada entre sombrillas (que pueden variar según la playa, la zona o el país), capacidad limitada en la costa y horarios restringidos, y también hay lugares que están considerando regirse por un sistema de reservas.

Algunos ejemplos en Europa

En el caso de Grecia, donde abrieron más de 500 playas, no se permiten más de 40 personas por cada mil metros cuadrados, y la distancia entre las sombrillas debe ser de cuatro metros, según las regulaciones dispuestas por el Gobierno.

En Francia, en tanto, volvieron a habilitarse playas del norte del país y del Mediterráneo, pero sólo en zonas consideradas de bajo riesgo de contagio. Además de políticas de distanciamiento social, hay que saber que se puede nadar y hacer surf, pero no está permitido tomar sol o quedarse descansando en la arena durante horas.

Italia, que abrirá sus fronteras con países europeos a partir del 3 de junio, estableció por decreto que las sombrillas deben estar separadas para garantizar un espacio de no menos de 10 metros cuadrados; que entre reposera y reposera hay que dejar al menos 1,5 metros de distancia; y que las duchas deben desinfectarse, entre otras normas.

En España, por su parte, se estudian varios planes para evitar aglomeraciones. Uno consiste en hacer parcelas en la arena y que los salvavidas controlen que se respete la distancia; otro propone reducir la cantidad de sombrillas y también se plantea generar un sistema de reservas previas para ir al mar.

Los barbijos, el problema que se viene

Otro aspecto que deberán tener en cuenta las autoridades de los destinos costeros es qué hacer con los barbijos descartables. Y es que, según detalla Traveler, tanto en las costas de unas islas chinas como en algunos sectores de España la arena quedó llena de barbijos usados y de guantes, a pocos días de reabrirse las playas.

Concientizar sobre cómo desechar este tipo de barbijos o fomentar el uso de los de tela para no generar más contaminación será otro de los desafíos en la "nueva normalidad".