Así es el jardín de la realeza británica que abrió al público

La residencia es actualmente una de las moradas oficiales de la reina Isabel de Gran Bretaña. (Windsor Castle)
La residencia es actualmente una de las moradas oficiales de la reina Isabel de Gran Bretaña. (Windsor Castle)

Será la primera vez en más de 40 años que puede recorrerse esta zona del Castillo de Windsor, por lo que se trata de un suceso histórico.

El paisaje es de ensueño: rosas de diferentes tonos, fuentes y arbustos milimétricamente podados, el East Terrace Garden, compite en belleza con la arquitectura del mítico Castillo de Windsor. El hogar de la reina cuenta con más de 900 años de historia, y es el castillo poblado más antiguo del mundo.

Entre sus muchos atractivos se encuentra este jardín, que a través de los siglos se fue amoldando a los gustos de diferentes monarcas. Durante años estuvo cerrado pero ahora se puede recorrer nuevamente.

Camaleónico

Uno de los diseños más peculiares lo adquirió en el siglo XVII, durante el reinado de Carlos II, quien mandó a colocar en las terrazas un campo de bolos, porque era un deporte que disfrutaba. Años después, la reina Victoria y el príncipe Alberto en el siglo XIX remodelaron ampliamente el espacio verde.

Durante la Segunda Guerra Mundial se quitaron las plantas ornamentales y se reemplazaron por parcelas donde la familia real armó una huerta, cultivaron maíz dulce, tomates y porotos. Las princesas mismas tenían asignadas las cosechas para sumar al esfuerzo de la sociedad británica.

Fue en 1971 cuando el East Terrace Garden tomó su apariencia actual, de la mano del príncipe Felipe. Al día de hoy se conserva su diseño con 3.500 rosales alrededor de una fuente central en forma de flor de loto.

Ahora que la casa de la realeza está abierta al público, los visitantes pueden sumar al recorrido (por primera vez en cuatro décadas) un paseo por el jardín y empaparse, no solo de historia, sino de una vista impagable. Las visitas se realizan durante los fines de semana.