De los “fierros” al cómic: museos cordobeses para todos los gustos