Córdoba tiene un parque sagrado y los cóndores lo saben