Un Viñedo Nébula renovado: estrena restaurante, vino propio y abrirá todo el año

Comenzó como un proyecto de hermanos en un predio familiar. (Agustina López)
Comenzó como un proyecto de hermanos en un predio familiar. (Agustina López)

Con una propuesta de gastronomía, música en vivo y degustación de vinos locales: Agendá este lugar en Punilla. En 2015 comienza esta historia con tres hermanos de apellido Towers plantando la primera parte de un viñedo en un campo que heredan de su mamá y que un año después completarían el resto. Cepas de Malbec, Cabernet Franc, Sauvignon Blanc y Gewürztraminer, una variedad de uva blanca de origen alemán, empezaban a crecer en un campo de nueve hectáreas entre Villa Giardino y La Cumbre. Nebúla abrió sus puertas al público el 28 de diciembre de 2017, sirviendo picadas y vinos cordobeses desde un contenedor. Pero esa fecha quedó ya lejana a la propuesta que tiene hoy.

En el 2019 se sumó a la gastronomía “Kasbah” con un food truck de comida fusión y tacos, guacamoles, hamburguesas y más. Y este año, 2022, apostaron y se reformaron enteros: inauguró nueva estructura con una cocina grande y abierta con barra, y hasta construyeron baños con bachas al aire libre con vistas a las Sierras. Buscaron también generar espacios descontracturados de fuegos para sentarte a tomar un vino con vistas al viñedo y a la montaña. Los materiales de construcción que usaron fueron madera, cemento alisado y mucho hierro viejo y restaurado de obras de demolición. “Somos sencillos y rústicos”, nos cuenta Sean, el agrónomo de los hermanos.

Además, su nuevo restaurante Envero, surge de una sinergia con el empresario gastronómico Joaquín Fraga, que viene del reconocido restaurante mendocino Azafrán. Proponen una cocina a horno de barro, a la parrilla y a la plancha. Hay propuestas de platillos con picadas para dos personas ($2.500), ceviche de pejerrey ($900), empanada de quinoa y queso ($300) y tempura veggie ($650), para el plato principal podés elegir entre arepas de pollo ($850), wrap de vegetales ($75), sándwich de ojo de bife ($1.150) y bowls de brie o quinoa ($850). Hay postres de frambuesas y limonadas. Y por supuesto, vino.

Otra novedad es que a partir de este año, no solo abrirán en temporada de verano, sino que abrieron con bombos y platillos para quedarse de corrido todo el año. La tranquera estará abierta de lunes a jueves de 17 a 22 horas y de viernes a domingos de 12 del mediodía hasta terminar la cena. Un tip (si el clima acompaña): quedate a ver el atardecer y después viene la noche negra que se dejan ver todas las estrellas.

Un diferencial que los caracteriza son sus espectáculos y shows en el anfiteatro con gradas naturales de césped y con vistas al viñedo mientras tocan bandas como tributos a Amy Winehouse o Pink Floyd. La idea es que “esté todo en un solo lugar: comida, paisaje y música” revela Sean. Y esta historia tiene final feliz. Abrieron con uvas siendo semillas y el año pasado cosecharon por primera vez, sacando su primer vino de producción propia hace pocos días: bienvenido Meteorito a la familia de vinos cordobeses: Mateorito Malbec. Expedición I, Meteorito Blend de tintas. Expedición I y Meteorito Más Cabernet que Syrah. Expedición I.

En un futuro, nos cuenta Sean, sueña con armar la bodega en el viñedo pero, mientras tanto, la parte productiva está en el centro de La Cumbre en un garaje con la certificación de elaboración de vino artesanal.

Después de siete años este viñedo tiene vino. Y bandas con música en vivo. Y un menú para todos los gustos. Y un lugar donde la postal son las vides, las Sierras y la calidez de un emprendimiento familiar cordobés cada vez más consolidado. Reservas almuerzo únicamente al WhastApp: +54 9 3548 639691.

Temas Relacionados