Mini guía del Barrio Chino, tips para tener la experiencia completa

Los bazares venden adornos típicos que dan una postal muy colorida. (Turismo Buenos Aires)
Los bazares venden adornos típicos que dan una postal muy colorida. (Turismo Buenos Aires)

No hay que dejarse engañar por sus dimensiones, el Barrio Chino es un lugar donde es fácil pasar toda una tarde. No es un barrio oficial de la Ciudad de Buenos Aires, pero incluso así es uno de los más visitados por turistas y locales, en fines de semana. Un paso a paso para disfrutar:

Llegar

Primero lo primero, para llegar hay mucha formas, está conectado por transporte urbano con diferentes puntos de la ciudad. Una de las más rápidas es por subte, a pocas cuadras de la entrada del barrio está la estación Juramento de la línea D, que va desde el microcentro hasta el barrio de Belgrano.

Sacarse una foto en el arco

La primera parada es el arco de la entrada que anuncia el comienzo del paseo, ubicado en Juramento y Arribeños. La estructura tiene 11 metros, es de piedra y cemento y fue traída en partes desde China. Es custodiada por dragones, símbolos icónicos de la cultura oriental.

Consultar la fortuna

Casi todos los bazares y locales del paseo venden cajitas de galletas de la fortuna. Otra opción más práctica es comprar por unidades sueltas. Suelen encontrarse en canastas al lado de las cajas donde se abona. Además de una frase guiadora te dejan tus números de la suerte.

Comer un plato típico

Cada pocos metros se pueden encontrar locales de comida. Se intercalan algunos restaurantes más sofisticados con muchos locales de comida al paso que venden en su mayoría bocaditos fritos y brochettes. Los más clásicos y fáciles de conseguir son de cerdo, camarón o tofu, para su versión veggie. Nobiru es un buen lugar para probar la clásica sopa Ramen, y Palitos es conocido por su pescado frito, están a una cuadra entre sí. También se puede pedir un té con burbujas de tapioca, en Oh! Tea.

Llevarse un recuerdo

Sobre la calle arribeños y sus alrededores hay supermercados y almacenes que venden productos importados, tanto de decoración y bazar como ingredientes frescos para cocinar y muchos deshidratados. No faltan los fideos de arroz y los snacks picantes. Casa China y Tich son dos de los más grandes.