Isla de Pascua: la isla más aislada del mundo con guardianes milenarios

Isla de Pascua, Chile.
Isla de Pascua, Chile.

Es un lugar de maravillas, muy alejado de todo. Cómo visitar esta isla redescubierta en 1722.

No hay otro lugar habitado en el mundo que esté tan lejos de un continente como la polinesia chilena. A 3.750 kilómetros de la costa más cercana, aislada en el mar, fascinante y misteriosa, así de única es Rapa Nui (Isla de Pascua).

Alejada culturalmente de las tradiciones continentales, con una cultura ancestral cautivante y hermosos paisajes naturales, la isla pertenece políticamente a Chile y forma parte de la región de Valparaíso.

De origen volcánico y con 180 kilómetros cuadrados de extensión, la isla constituye uno de los lugares más atractivos del mundo. Sus bellezas naturales, singulares monumentos de piedra tallada y tradiciones milenarias tienen notable interés arqueológico y turístico.

Esculturas legendarias.Llamadas "moáis", estos rostros y cuerpos de piedra hicieron famosa a la Isla de Pascua. (AP/Archivo)
Esculturas legendarias.Llamadas "moáis", estos rostros y cuerpos de piedra hicieron famosa a la Isla de Pascua. (AP/Archivo)

Redescubierta en 1722 un día de Pascua, tiene una localización estratégica y es el principal acceso de Chile a los países ubicados al este del Océano Pacífico, además de ser un centro de investigaciones científicas dedicadas al estudio del clima, del mar y del espacio.

El clima es agradable y la isla se puede visitar durante todo el año. La propuesta de actividades culturales y recreativas es enorme. Desde las clásicas caminatas, cabalgatas o safaris fotográficos, hasta la exploración de cavernas y volcanes o participar en ceremoniales tradicionales. Todo es posible en la isla.

Un viaje hasta aquí exige mucha planificación. Para proteger sus recursos y minimizar los impactos ambientales y socioculturales que el turismo puede ocasionar, existe una Ley que regula los derechos a permanecer, residir y trasladarse hacia y desde el territorio. La ley rige sólo para chilenos y extranjeros no residentes.

El ombligo del mundo

Considerada uno de los hitos culturales más importantes del mundo entero, la isla fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por UNESCO.

Aunque aún no hay precisiones, se estima que la isla se pobló entre los siglos VI y VII d.C.. Los primeros pobladores consideraban que esta isla era el centro del mundo y por eso la llamaron Te Pito o Te Henua (útero – tierra) en su idioma originario.

Isla de Pascua
Isla de Pascua

Tan próspera fue la cultura que se desarrolló allí, que hasta tuvieron un sistema propio de escritura. Aunque sin duda alguna, la prueba más contundente de ello son las expresiones tan trascendentales que nos legaron en forma de majestuosos Moai tallados en piedra.

Dada la superpoblación existente en el siglo XVIII, sumado a las enfermedades que los conquistadores introdujeron, guerras y esclavitud, se dice que los descendientes directos de esta cultura son apenas tres mil personas hospitalarias y amigables.

Centro Ceremonial Tahai: encuentro de política y religión

A pocos minutos caminando desde la bahía de Hanga Roa hacia el oeste, se encuentra el principal centro político religioso de la tribu Marama. Compuesto por tres “Ahu” o plataformas ceremoniales y estructuras habitacionales y domésticas hacia el interior.

Fue restaurado entre 1968 y 1970 y por su tamaño, se considera el complejo ceremonial más importante de este lado de la isla.

Rano Raraku, el volcán y la cantera donde nacieron los Moai

Con seguridad es el vestigio material más impresionante de la cultura megalítica polinésica.

Explotada desde el año 900 d.C., el Rano Raraku es la única cantera de piedra volcánica existente en Isla de Pascua, elemento primordial para la elaboración de los Moais de Rapa Nui, que con el correr de los siglos han evolucionado.

Cerca de 397 Moai se encuentran alrededor de este sitio, en diferentes procesos de tallado.

Ahu Akivi, los únicos Moai que miran al mar

Son siete. Fueron siete los exploradores que un antiguo cacique envió para comprobar la existencias de tierras adecuadas para poblar y trasladar a su tribu hasta allí.

Estos Moai tienen la particularidad de ser los únicos que miran hacia el mar. Según cuenta la historia, esta construcción fue realizada para recordarle a todo el pueblo Rapa Nui el origen de su tierra de estirpe Hiva o Marae Rena, en la Polinesia.

Temas Relacionados