Villa del Totoral: historia y naturaleza para disfrutar en familia en el norte cordobés

En Villa del Totoral se respira historia y tradición. (Foto: Agencia Córdoba Turismo)
En Villa del Totoral se respira historia y tradición. (Foto: Agencia Córdoba Turismo)

Este pintoresco pueblo seduce con su río cristalino y sus calles pobladas con antiguas casonas.

Villa del Totoral es una pintoresca localidad del norte cordobés que tiene un circuito de hermosas casonas antiguas para recorrer y un río homónimo para refrescarse y descansar disfrutando de la naturaleza.

Este destino, ubicado a 80 kilómetros de la Ciudad de Córdoba por la Ruta Nacional 9, es conocido también por ser cuna de importantes artistas y por mantener intacta su impronta colonial. Si vas a visitarlo durante estas vacaciones de verano, te contamos qué los atractivos no podés perderte.

Qué visitar en Villa del Totoral

Villa del Totoral respira historia y tradición. El pueblo formaba parte del antiguo Camino Real al Alto Perú, y fue lugar de paso de la expedición fundadora de la ciudad de Córdoba.

Además, sus callecitas de adoquines y de tierra guardan una serie de 25 casonas construidas entre los siglos XVIII y comienzos del XX. Algunas fueron residencia de personalidades que pasaron por la región, como Pablo Neruda, Arturo M. Bas y Deodoro Roca, entre otros.

Otras paradas imperdibles en una visita son la tradicional iglesia Nuestra Señora del Rosario y el museo de Octavio Pinto, además de los típicos almacenes del pueblo.

Lee también: Cerro Colorado, un paisaje especial para conectar con las raíces en el norte cordobés

Por otro lado, Villa del Totoral invita a disfrutar de la tranquilidad serrana a orillas de su río homónimo, ideal para descansar. Uno de los lugares favoritos es el balneario Cajón de Piedra, también conocido como “La Cascadita”; una pileta natural formada por la caída de varias cascadas.

Los fines de semana es el elegido por muchas familias para hacer el tradicional asadito en los asadores de su costanera y pasar la tarde entre mates y juegos. En esta zona se pueden encontrar también antiguos morteros de piedra que son testimonio de cuando los comechingones habitaban el lugar.

Finalmente, una alternativa para los amantes del trekking es la caminata al cerro de la Cruz, y también se pueden realizar paseos en bici o cabalgatas.

Temas Relacionados