Una visita obligada en Córdoba: la Cascada de Olaen

Cada año, esta caída de agua en el Valle de Punilla convoca a los visitantes a sacarle el jugo a sus ollas y piletones.

Cuando uno piensa en los mejores lugares de la provincia para refugiarse del calor, allí aparecen ollas, ríos, arroyos y cascadas. Entre estas últimas, hay muchas opciones para elegir: en entornos agrestes o más visitados, pequeñas o lo suficientemente grandes como para dejar a los visitantes boquiabiertos, de varias caídas o de una sola.

En el Valle de Punilla, hay una que se destaca a 20 kilómetros de La Falda y a unos 40 minutos de Characato: la Cascada de Oláen o, como la conocen habitualmente los lugareños, “la joya de Punilla”.

Para pasear: En auto: un recorrido por las Sierras.

Para familias enteras

En forma de toboganes sinuosos, un cauce de agua cae a lo largo de tres saltos enmarcados por paredones de piedras. Al final hay grandes piletones, que registran en promedio unos 11 metros de profundidad e invitan a sumergirse, casi sin pensarlo, y a disfrutar del sonido del agua que se desliza a borbotones.

Por la mañana y la tarde están repletos de familias: los más chicos chapotean y se divierten en un sector de playa con poca agua, los jóvenes se tiran de “culipatín” y los más grandes prefieren nadar, flotar o recibir un “masaje natural” gracias a la fuerza de la cortina de agua.

Te puede interesar: Lugares para escapar del calor en Córdoba.

A tomar nota

En el lugar también se puede conocer una capilla de finales de 1700 y, muy cerca de la entrada al predio, se puede visitar un cementerio de la misma época.

¿Otros datos importantes? Como la cascada se encuentra en un predio privado, la entrada posee un costo mínimo y el estacionamiento también es tarifado. Un consejo: conviene ir temprano para aprovechar el lugar desde las primeras horas de la mañana. Allí hay baños y proveeduría.

Por la zona: Una aventura a caballo de dos días, desde Pampa de Oláen hasta Lomas Limpias.

Para llegar, una opción es hacerlo directo por la RN 38, pasando el peaje de Molinari. Después hay que doblar a la izquierda y manejar durante 30 minutos hasta llegar al parador. Luego, a pie, habrá que transitar varios escalones pedregosos hasta finalmente encontrar la cascada.