Una esquina cargada de historia y misterio que tenés que conocer a los pies del Camino Real

Visitar la Estancia Jesús María es gratuito. (Cruz Mercado Luna)
Visitar la Estancia Jesús María es gratuito. (Cruz Mercado Luna)

Jesús María: la estancia jesuítica, un restaurante de 1790 y una anticuaria, todo sobre una misma esquina del Camino Real.

Quizás pasen desapercibidos en el día a día, pero los ecos de la etapa colonial de Córdoba se ven a simple vista en diferentes rincones de la provincia, uno de estos rincones es el antiguo Camino Real, una ruta que conectaba el Virreinato del Río de la Plata y el Alto Perú. A los pies de esta vía, en Jesús María, hay varios lugares que tenés que recorrer.

Una estancia de 1618

La Estancia Jesuítica de Jesús María te invita a perderte entre sus pasajes y salas históricas, unidas por decenas de escalones de piedra y ladrillo de barro. Cada escalón gastado por el peso de los miles de pies que los caminaron en estos más de cuatro siglos. Uno de los pasajes conecta con el coro de la iglesia, desde donde se tiene una vista elevada del lugar.

¿Qué podés conocer en el predio? El sector de producción vitivinícola, la iglesia de la estancia, el lago artificial donde nada un grupo de patos a sus anchas y claro, las salas hoy convertidas en museo. Entre las salas podés ver una dedicada al arte precolombino, otra de platos que pertenecieron a personajes importantes de la historia argentina, arte sacro y mucho más.

Un restaurante histórico

Justo al frente se encuentra 1790 resto brunch, nombrado en referencia su año de construcción. En sus comienzos fue parte del complejo de la estancia y hoy es un bar que sirve pastelería y platos salados. Entre los bocaditos más pedidos están los macarons (alfajorcitos franceses de clara batida) en diferentes sabores. Otro recomendado: la isla flotante con miel.

Una anticuaria para completar la visita

El cartel fileteado que reza “La casona del molino” es la puerta de entrada a un universo de antigüedades y objetos únicos. Se trata de una casona con una galería amplia al aire libre donde se exponen desde muebles hasta botellas de otro siglo, discos de pasta y muchos de esos libros que de tantos años ya tienen perfume a madera.

Los tres espacios se encuentran sobre la calle Pedro de Oñate, a las afueras del centro de Jesús María. La localidad está a unos 55 kilómetros de Córdoba Capital.