Un día en Villa General Belgrano: precios y datos para aprovechar al máximo

El casco histórico es, en sí, todo un paseo. (Instagram: @villageneralbelgranook)
El casco histórico es, en sí, todo un paseo. (Instagram: @villageneralbelgranook)

Envuelto en bosquecitos de cuento y con casitas alpinas de madera, Villa General Belgrano es como el pueblo de Heidi... en Córdoba. Si tenés pensado ir a visitar, seguro sabés que la gastronomía es uno de sus puntos más fuertes y que tiene algunos rincones de foto. Acá te dejamos una mini guía para tener a mano:

Primero lo primero

Está a unos 88 kilómetros de la ciudad de Córdoba, y si se elige ir en colectivo el pasaje ida y vuelta cuesta 1.050 pesos. Al ser un destino muy requerido incluso en temporada baja siempre conviene reservar con anticipación. En Booking se pueden encontrar hoteles que cuestan, en base doble y por noche, desde los 7.500 pesos.

Dónde buscar platos típicos

El centro del pueblo está organizado alrededor de la calle principal, Av. Julio A. Roca. Ahí se pueden encontrar los locales gastronómicos que ostentan barriles de cerveza artesanal y hornos de los que salen constantemente los mejores platos alemanes. Mula Plateada (Julio A. Roca 44) está al fondo de un patio frondoso, atrás del Museo del Oktoberfest. Ahí el goulash con spaetzle (una pasta tradicional con carne) cuesta 1.300 pesos, lo mismo los platos con dos variedades de salchichas alemanas, con ensalada y chucrut.

Cervecerías

Otros lugares para probar gastronomía centroeuropea son Brunnen, una fábrica de cerveza con arquitectura tradicional y Ottilia, que sirve cerveza estilo alemana y es una de las más tradicionales del pueblo. Si se prefiere comprar para llevar se pueden elegir combos de tres variedades de cerveza (cada una 330 cc) por 750 pesos.

Para la tarde entre lectura y dulces

Para llevar a casa (o comer de postre caminando por el pueblo) las chocolaterías son toda una perdición. La fabrica de chocolate artesanal Capilla Vieja es un imán para golosos. Una cajita con 250 gramos de variedades con castaña de cajú, manteca de maní, y lo que cada paladar desee, cuesta 1.250 pesos. Para merendar Madre es uno de los más concurridos (Av. San Martín 17) y está al lado de Las Lirias, una librería pequeña y acogedora, con muchas novedades y mesas con ofertas.

A una cuadra y media de la Avenida Roca está la feria de artesanías donde se pueden encontrar las clásicas artesanías de siempre y otras más novedosas como el puesto que vende kokedamas, plantas sostenidas no con macetas, sino con una bola natural de musgo compacto. Al final del día sólo queda elegir qué llevarse de recuerdo, además de la panza llena y el corazón contento.