Salsacate, entre los pueblos serenos del noroeste cordobés

El río Salsacate. Foto: Violeta Brodsky.
El río Salsacate. Foto: Violeta Brodsky.

En contraste con el recorrido habitual de quien viaja a Traslasierra, el departamento de Pocho invita a dejarse llevar por pueblos tranquilos, paisajes de volcanes, túneles, y flora y fauna bien cordobesas.

El turista local merece incursionar en nuevos destinos que ofrece la provincia de Córdoba, y también los que vienen de afuera. La propuesta, entonces, es salir un poco de las típicas rutas, de los lugares superpoblados, y dejarse atrapar por el encanto de pueblos serenos y el rastro de visitantes que buscan aquellos silencios.

Desde Córdoba Capital a Salsacate, al noroeste de la provincia, conviene llegar por dos trayectos que duran tres horas aproximadamente. El más rápido es el Camino de las Altas Cumbres: al llegar a Mina Clavero, un cartel indica que a 54 kilómetros se encuentra Salsacate por la RP 15. La ruta se despeja y atraviesa pueblos como Cura Brochero, Panaholma y Ambul.

Para aquellos que anden sin apuro y quieran disfrutar el viaje, se recomienda tomar el camino de tierra que atraviesa Los Gigantes: saliendo desde Tanti se llega a Taninga, a pocos kilómetros del punto de llegada.

La particularidad de este segundo recorrido son las panorámicas que lo atraviesan: Cuchilla Nevada es la más imponente. Además, desviándose un poco, se encuentra la iglesia Sagrada Familia, resabio de las misiones jesuíticas.

Tiempo más, tiempo menos, se llega a destino, pero con dos experiencias bien distintas.

El pueblo

Salsacate es la cabecera del departamento Pocho y cuenta con una población de 2.500 habitantes. Se conforma alrededor de una plaza principal, lugar de reuniones de vecinos “que se conocen todos”, ferias de artesanos y eventos. Enfrente se encuentra la iglesia, construida en 1949 en reemplazo de la anterior.

Uno de los principales atractivos naturales es el río que lleva su nombre. Nace en Taruca Pampa, tiene un recorrido de 360 kilómetros, y termina en el dique de Pichanas, en la localidad de Soto. El arroyo Cachimayo desemboca en él y confluyen en Salsacate. Cuenta con un balneario de agua cristalina y escasa profundidad, ideal tanto para camping y pasar el día en familia durante el verano como para caminarlo en invierno.

Alrededor, en las pedanías de Salsacate, ejemplares de palmeras caranday y especies autóctonas como espinillos, quebrachos, algarrobo y monte bajo como la pichana, conformando parte del bosque nativo que va desde Cuyo hasta Capilla del Monte.

Parque nacional 

Ubicado en el cordón montañoso de las sierras de Pocho (a pocos kilómetros de Chancaní), el Parque Nacional Traslasierra es un área natural protegida creada en 2018, y que próximamente (se estima que a mediados del 2022) podrá ser visitado por turistas.

Posee una extensión de 105.000 hectáreas con flora y fauna autóctona en estado casi virgen, donde se encuentran especies como el puma, el guanaco silvestre, el pecarí de collar y el chaqueño (del cual se desconocía su existencia en la provincia de Córdoba), la tortuga de tierra, la martineta, el águila coronada, el carpintero negro, el oso melero y el tuco tuco, entre otros.

Además, bosques naturales de brea, quebracho blanco, algarrobo, horco quebracho y mistol. La creación de este parque tiene como objetivo proteger tanto su biodiversidad como su patrimonio histórico, vestigios de la cultura comechingona.

“Check list” para la experiencia

Visitar la feria de artesanías local. En Taninga, al lado de la Oficina de Turismo, hay una feria de artesanos que ofrece souvenirs, productos típicos y otros originales del lugar. Mermeladas caseras de frutas de la zona, arrope de chañar, miel casera, canastos tejidos con fibra de palmera caranday, suculentas, muñecos y tejidos.

Degustar los chacinados. En la feria se pueden degustar chacinados caseros de una empresa familiar. No se puede terminar el viaje sin dejar de probar la bondiola, el jamón crudo y el salame. También ofrecen panceta, quesos de vaca y panes recién salidos del horno.

Darse una panzada de chivito libre. El chivito es ya un clásico de la zona y lo sirven asado o al disco, con una buena guarnición. En el interior de los pueblos o sobre la ruta, se ven carteles que invitan a degustarlo libre y ¡sin culpa!

Festivales de temporada. Todos los martes y jueves de temporada (fines de diciembre, enero y febrero) se monta un patio gastronómico en la plaza de Salsacate con comida casera hecha de productos locales. Los días 14 y 15 de enero el pueblo se viste de fiesta en la celebración del Festival del Maíz de la Pampa de Pocho. Desfiles, exposición de maquinarias agrícolas y comidas típicas a base de su protagonista: el maíz (locro, humita, empanadas de humita, mote).

Atravesar los túneles. Desde Taninga, por la RP 28, se accede a los túneles que llevan a Chancaní, en una antigua conexión entre Córdoba y La Rioja. Es ideal para motos y ciclismo y detenerse a admirar desde las alturas parte del bosque nativo cordobés.