Parque Nacional Quebrada del Condorito: el hogar de los cóndores en las Sierras Grandes

El parque y la zona circundante fueron declarados Reserva Hídrica Provincial. (Foto: Romina Musso)
El parque y la zona circundante fueron declarados Reserva Hídrica Provincial. (Foto: Romina Musso)

En un marco natural imponente, esta área protegida ofrece caminatas de distinta duración y niveles de dificultad. Además, cuenta con zonas de acampe completamente agrestes.

Ubicado en la Pampa de Achala y en el sector más alto de las Sierras Grandes, el Parque Nacional Quebrada del Condorito permite admirar especies únicas bajo un imponente marco natural. En sus enormes paredes de piedra crecen tabaquillos y maitenes humedecidos por nieblas y vertientes, que desde la pampa intentan llegar al Río de los Condoritos, ubicado al fondo de la quebrada. Este paisaje es sobrevolado por el monarca de la región, el cóndor andino, que ha encontrado aquí el refugio más alejado de su reino, la cordillera.

Este espacio natural, situado a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, fue proclamado Parque Nacional en el año 1996. A su vez, tres años después, se declaró el parque y una amplia zona circundante como Reserva Hídrica Provincial, protegiendo así uno de los recursos naturales más valiosos de la provincia.

En esta maravillosa quebrada -una gigantesca grieta de 800 metros de profundidad y 1.500 metros de separación en la parte superior- grandes cóndores instalan sus nidos y refugios particulares, aprovechando las corrientes térmicas que se generan entre los paredones rocosos para que los pichones remonten vuelo; un espectáculo digno de ser admirado.

El cóndor andino es el monarca de la región. (Foto: Parques Nacionales)
El cóndor andino es el monarca de la región. (Foto: Parques Nacionales)

Qué hacer en el Parque Nacional Quebrada del Condorito

El parque cuenta con diversos circuitos gratuitos para disfrutar caminando. Uno de ellos es el Balcón Norte, un recorrido bien señalizado de dificultad media-baja que dura unas 4 horas (ida y vuelta). Comienza al lado del estacionamiento, presentando un leve desnivel en el que las piedras son protagonistas para luego darles lugar a pastizales y pajonales que, en conjunción con las hermosas vistas a las Sierras Grandes y el cielo celeste, crean una postal inolvidable. Después de recorrer 6 kilómetros, la mayor recompensa es observar a los cóndores emprender vuelo. Si se realiza este recorrido entre octubre y marzo, se puede ingresar hasta las 15, mientras que, si se hace entre abril y septiembre, el ingreso es hasta las 13 para realizar todo el trayecto con luz natural. La clave es llegar temprano para disfrutar la experiencia por completo.

Lee también: El mar cordobés que ahora es Parque Nacional Ansenuza

Otro de los senderos que ofrece el parque es el del Balcón Sur, un circuito que implica aproximadamente 8 horas de caminata (ida y vuelta). Al tratarse de un recorrido de dificultad alta, sólo se puede realizar bajo la supervisión de guías habilitados. De octubre a marzo, el ingreso es hasta las 11:30, mientras que de abril a septiembre es hasta las 10.

También se puede hacer la Bajada al Río de los Condoritos, de dificultad media-alta y una duración de 6 horas ida y vuelta. Es una excelente opción para la temporada de calor, ya que se puede descansar a orillas del río mientras los cóndores lo sobrevuelan. De octubre a marzo el ingreso es hasta las 13 y se puede permanecer en la pasarela sobre el río hasta las 16, mientras que de abril a septiembre el ingreso es hasta las 12, con una permanencia hasta las 14:30.

La Bajada al Río de los Condoritos es un circuito de unas 6 horas. (Foto: Romina Musso)
La Bajada al Río de los Condoritos es un circuito de unas 6 horas. (Foto: Romina Musso)

Por último, se suman dos circuitos interpretativos de dificultad baja ideales para recorrer en familia: Piedra libre al zorro y Secretos bajo nuestros pies. El primero, de 3 horas ida y vuelta, muestra carteles informativos sobre el zorro y culmina en un pequeño mirador donde, con suerte, se lo puede observar caminando entre pastizales y piedras. El segundo, en tanto, se puede realizar en 45 minutos (ida y vuelta).

Algunas recomendaciones para ir al Parque Nacional Quebrada del Condorito

Para hacer trekking y disfrutar de los paisajes del parque, se sugiere llevar calzado adecuado para realizar caminatas, agua (al menos 2 litros por persona), protector solar, rompeviento y comida para abastecerse durante el día.

Independientemente del circuito que se elija, es recomendable ingresar temprano, entre las 9 y 10. Un requisito fundamental es registrarse, trámite que puede hacerse de forma presencial, al momento de llegar al parque, o virtual, completando un formulario que se encuentra en la página oficial.

Más allá del circuito que se elija, conviene ingresar temprano. (Foto: Romina Musso)
Más allá del circuito que se elija, conviene ingresar temprano. (Foto: Romina Musso)

Cómo llegar y dónde dormir en el Parque Nacional Quebrada del Condorito

Desde la ciudad de Córdoba se deben recorrer 84 kilómetros. El acceso al parque se ubica en el paraje La Pampilla, sobre RP 34 (camino de las Altas Cumbres), en el kilómetro 59. Para ingresar en auto, en el punto de acceso hay una curva pronunciada donde se encuentra el camino al puente que cruza la RP 34. Se entra al área protegida mediante un camino vehicular de 2 kilómetros que lleva hasta el estacionamiento del Centro de Visitantes y al inicio del sendero pedestre a la quebrada.

Por otro lado, en La Pampilla paran ómnibus que cubren el trayecto entre Córdoba y las localidades de Mina Clavero y Villa Dolores. Las únicas empresas con parada en ese paraje son Coata y Ersa. También es posible ingresar al área contratando empresas de minibuses habilitadas. En temporada, puede ser necesario reservar pasajes con anticipación debido a la alta demanda.

Lee también: 20 lugares que tenés que conocer para decir que conocés Córdoba

El parque tiene zonas de acampe en dos sectores del área noreste: Cañada y Pampa Pajosa -cerca del Balcón Norte-, y en un sector del área centro: La Trinidad -muy cerca del estacionamiento y la seccional de guardaparques-. Ambas están próximas al río pero son completamente agrestes, es decir que no cuentan con ningún servicio, estando totalmente prohibido realizar fuego.