Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Ongamira, un paisaje lleno de colores, aromas y sonidos

A 25 kilómetros de Capilla del Monte, la localidad debe su nombre a la lengua comechingona: "energía de todo lo creado". Un lugar repleto de historia en el cerro Colchiqui y sus alrededores.

Por Redacción Voy de Viaje.

Ongamira está ubicada a 25 kilómetros de Capilla del Monte y debe su nombre a la lengua comechingona;  significa “energía de todo lo creado”, y esto queda comprobado por todas las personas que lo visitan. Este lugar es un destino místico,  repleto de historia, suelos que pintan las zapatillas de color ladrillo y el imponente Cerro Colchiqui. 

Los senderos verdes repletos de vegetación contrastan con los tonos rojizos de los grandes paredones de arenisca milenaria. ¿El resultado de eso? Un paisaje único pintado con una exótica paleta de colores.

Las plantas nativas eran consideradas por los comechingones como una gran “botica natural”, entre ellas se destacan los helechos, zarzamoras y eucaliptos. Cuanto más alto, las hierbas serranas más envuelven con sus aromas. 

El trayecto hacia la cima está condimentado por una gran variedad de especies de aves que  deleitan con sus vuelos gracias a la preservación del lugar. El sello distintivo de este paisaje agreste es la presencia de la imponente Águila Mora y del majestuoso Cóndor. 

La esencia del lugar

Adentrarse en el Valle de Ongamira para subir al Cerro Colchiqui  es remontarse cinco mil años atrás en la historia de los pueblos originarios que lo habitaron. Desde la cultura Ayampitin, una de las más antiguas del país, hasta los comechingones,  dejaron su cultura plasmada en estas sierras y las enriquecieron con un gran interés arqueológico. 

Gracias a excavaciones realizadas por arqueólogos es posible reconstruir cómo era la vida de los primeros habitantes de esta tierra. De hecho, se pueden ver diferentes espacios que reflejan vivencias de nuestros antepasados en este lugar que consideraban sagrado.

Allí también, se encuentra el “museo viajero”, una sala móvil donde se pueden encontrar los materiales y la información recolectada en los sitios excavados. Los visitantes pueden conocer cuáles fueron los procesos arqueológicos realizados en el cerro y cómo se conservan los materiales extraídos. 

Dos caminos para llegar a la cima

Con una extensión de 1.557m. de altura el Cerro Colchiqui, cautiva en cada rincón del camino. Y cuenta con  una parte muy peculiar, a la mitad del recorrido, se debe elegir doblar a la derecha  o a la  izquierda. La consecuencia de esta decisión llevará a dos paseos diferentes. Por un lado, las grutas hacia la Cueva del Indio, antiguo lugar en el que los pueblos originarios molían sus alimento, y por otro lado, el ascenso hasta la cima del cerro, donde se puede apreciar la mejor vista panorámica del Valle de Ongamira y contemplar sus 4 puntos cardinales. 

Sea cual sea la elección, ambos paseos llevan a  recorrer  paso a paso el valle, develar las capas de historia a través de sus senderos, aleros y vistas 360 que transmiten la esencia del Ongamira.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.