Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Córdoba

Muy cerca del cielo

“Encantados de todas las panorámicas que nuestros ojos tuvieron la dicha de admirar” dijo en 1920 Marcelo Torcuato de Alvear después de recorrer los macizos que forman parte del límite norte de las Sierras Grandes.

Por Gustavo Rebord (Especial).

Un conjunto de cerros originados hace más de 600 millones de años conforman lo que se conoce como macizo Los Gigantes, al norte de la reserva hídrica provincial Pampa de Achala. Su nombre deriva de la imagen que la formación rocosa configura, donde aparentemente, se puede observar el perfil de dos gigantes acostados. Ubicados sobre la ruta provincial 28, de tierra, que lleva a Taninga, a 30 kilómetros de la localidad de Tanti y a 87 kilómetros de Córdoba.

Para ingresar se debe dejar la ruta en el paraje denominado “la garita” y andar cerca de tres kilómetros para llegar al parador La Rotonda, donde se dejan los vehículos y comienza el ascenso de diversos recorridos.

Un poco de historia. Hacia principios del siglo 20 don Sebastián Pedernera administraba la estancia La Esquina de 12.000 hectáreas dedicada a la ganadería. Los límites estaban marcados con pircas que aún se pueden encontrar.

Constaba de un casco de 13 habitaciones de las cuales hoy se mantienen dos. Allí don Sebastián daba alojamiento y ofrecía comida, y se dice que guiaba a los visitantes por la montaña.

Antiguas fotos lo muestran en ruedas de mate en torno a un brasero, vestido con poncho, bombacha y alpargatas de yute.

Desde 1920 los libros de registro brindan apreciaciones de los visitantes y ahí se descubren las visitas de notables personalidades de la historia argentina como los políticos Marcelo Torcuato de Alvear, Hipólito Yrigoyen y el plástico Benito Quinquela Martín, entre otros tantos.

Tras un proceso de división por herencia, uno de los sucesores llamado también Sebastián Pedernera adquirió las partes hasta llegar a las 1.200 hectáreas que hoy tiene el campo en el que en 1996 sus padres Sandra  y Marcelo comenzaron a construir el actual refugio La Rotonda. Allí, se brinda servicio de guías, albergue, comedor, lugar para acampar, sanitarios con duchas y estacionamiento.

Recorridos. Desde el refugio se pueden realizar caminatas de variada duración. Una de las alternativas es un recorrido largo por el sendero más usado que asciende por la quebrada de los Gauchos, y conduce luego de poco más de una hora de marcha a la base del cerro La Cruz de 2.180 metros sobre el nivel del mar.

Este cerro se encuentra separado del resto y llegar a la cima requiere un poco de esfuerzo que se premia con una panorámica del valle de Punilla, lago San Roque, Los Molinos, las Sierras Chicas y las pampas de altura con sus verdes pastizales.

A propósito de la experiencia un ocasional visitante expresó:  “primera vez que subo una montaña, primera vez que estoy tan alto, me siento en completa conexión con el mundo”.

La cara noroeste que se escala del cerro La Cruz es de 90 metros aunque presenta innumerables rutas de trepada que son  utilizadas desde 1950.

A los escaladores se los puede observar en su ascenso durante horas pegados a la pared rocosa. Forman pequeños puntos de colores sobre el granito gris.

Si se dispone aún de energía es posible seguir adelante, hacia el sur al valle de Los Lisos o al oeste hacia el cerro Mogote. En la base del Mogote hay dos refugios armados en pequeñas cuevas que se pueden usar para pasar la noche.

Es una interesante experiencia llegar a la cumbre, luego de bordear el cerro, donde hay un mojón del Instituto Geográfico Militar y vistas hacia las sierras del oeste cordobés donde se observan los volcanes a la distancia.

El pintor Quinquela Martin en el libro de visitantes escribió  “estos son los dominios de Dios”.

Caminata corta. Por la misma quebrada en un recorrido más corto se visitan lugares donde el atractivo son las formas con que la erosión moldeó la piedra (geoformas); las cascadas, arroyos subterráneos y cuevas.

Las abundantes lluvias estivales muestran hoy la plenitud de estos lugares con infinitas vertientes que surcan el valle y  que desembocan en el arroyo La Esquina (afluente del río Yuspe)  y la vegetación aporta color y aromas de aromáticas. Cuando se transitan los senderos todos los sentidos se ven estimulados por la naturaleza.

En este recorrido se pueden visitar rocas con distintas formas tales como: El Pollito, El Indio, y El Hornito.

Tres cuevas son las de mayor atractivo: La Salamanca, donde inmensas rocas aparecen apiladas y por ellas cae el agua en pequeñas cascadas que cambian de color con los haces de luz que penetran por pequeñas grietas.

En la Cueva de los Pájaros  hay musgos y helechos y anidan vencejos, aves que se posan sobre las paredes de piedra y si se ingresa en silencio se los escucha y observa en vuelo. Por último, la Cueva del Hornito, es la más pequeña y con menores atractivos.

En cuanto a flora y fauna se destaca un árbol, el tabaquillo y un ave, el cóndor.

En las Sierras Grandes hay poco monte, sólo entre pajonales, pastizales y aromáticas crece un árbol llamado tabaquillo de corteza rojiza que se deshoja en láminas a manera de una cebolla.

El cóndor anida en la zona y sobrevuela los cerros donde aprovecha las corrientes de aire. En palabras de un excursionista: “el premio al llegar a la cumbre del cerro es el vuelo majestuoso del cóndor”.

Actividades. En Los Gigantes se pueden realizar gran variedad de actividades como cabalgatas y caminatas y es un lugar ideal para escaladas y se puede acampar, visitar canteras abandonadas y cascadas.

En ocasiones llegan ornitólogos del extranjero a realizar avistajes de aves y algunos colegios secundarios pasan varios días con sus alumnos con el fin de conocer el ambiente serrano y alentar la convivencia.

Los Gigantes es un lugar que permite la visita familiar por la facilidad de estar a poca distancia de la ciudad y ofrece un ambiente serrano, pleno e impactante.

Al llegar a la meta alguien dijo: “la majestuosidad de la montaña siempre impacta al experimentar el espíritu de libertad”.

Lo que hay que saber

Recomendaciones

-Llevar calzado y ropa cómoda si es posible un bastón para caminatas.

-Llevar abrigo porque en la altura se producen cambios de temperatura.

-Al atardecer suele haber niebla por eso es necesario respetar horarios y registrar el ascenso en el albergue.

-Los residuos hay que trasladarlos para luego depositarlos en los basureros.

-No hacer fuego.

-Existen tres refugios de montaña donde hospedarse, La Rotonda y el del Club Andino Carlos Paz en la base, y otro del Club Andino Córdoba,  en la cima.

Costos. En el refugio La Rotonda.

-Ingreso por persona por día $ 20; albergue por persona por día, $ 35 (capacidad para 50 personas).

-Comedor (empanadas, sandwiches y otros y también  bebidas).

-Se puede viajar en ómnibus con destino Taninga desde Villa Carlos Paz o Tanti .

Informes en el teléfono (03541) 156-14911. En Internet: www.losgigantes.jimdo.com

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.