Lugares cordobeses con nombres curiosos

En las Sierras Chicas, a 34 kilómetros de la Capital cordobesa por el camino que cruza Villa Allende, Unquillo y Río Ceballos, se encuentra la localidad de Salsipuedes.

Su nombre es protagonista de un sinnúmero de historias y leyendas. Según antiguos expedientes del Archivo Histórico de Córdoba –que datan del año 1604–, este lugar debe su bautizo a una ocurrencia de su primer propietario.

Se trata del capitán Juan de Burgos, integrante del grupo colonizador que encabezó Jerónimo Luis de Cabrera, quien al ver las tierras gritó a viva voz: “Sal si puedes de este lugar tan hermoso”.

Sin embargo, una de las leyendas favoritas de la zona es digna de la pantalla grande. Según el relato, un aborigen comechingón secuestró a la mujer de otro y, en una lucha cuerpo a cuerpo, el derrotado cayó a las aguas del río, mientras el ganador gritaba: “Sal si puedes”.

Otros casos

Haciendo un repaso entre las 427 comunas y municipios de Córdoba, aparecen otros nombres que también despiertan curiosidad.

Es el caso de Almafuerte, cuyo nombre parece extraído de un libro de poesía. Esta ciudad del departamento Tercero Arriba se llama así por Pedro C. Molina, quien solía firmar con ese seudónimo su columna del diario La Libertad, de Córdoba, del que era dueño y director. La intención de este poeta y periodista era transferir ese espíritu al pueblo que nacía en sus tierras.

Por otro lado, Ciénaga del Coro, localidad del departamento Minas, se denominó “ciénaga” debido a los pantanos del lugar, y tomó el nombre de “coro” en homenaje a los expedicionarios que murieron mientras portaban la cruz del Cristo del Coro desde Perú hacia Córdoba.

Entre los variados ejemplos de la provincia se destaca también Media Naranja. Esta localidad de Cruz del Eje inspira romanticismo y podría crear expectativas acerca de una historia de amor; sin embargo, es la forma de los campos sobre los que nació la aldea la que inspiró su denominación.