La libertad, según los carayá

A 11 kilómetros de La Cumbre se encuentra el paraje Tiu Mayu que acoge al Centro de Rescate, Rehabilitación y Orfanato de Monos Carayá.

"Fuera, ya estoy afuera
Y ahora tengo miedo de tanta libertad
Todo ese cielo azul y ver tanta verdad
me ha dejado quieto y al fin puedo llorar".
La Libertad de Vicentico.

A 11 kilómetros de La Cumbre se encuentra el paraje Tiu Mayu que acoge al Centro de Rescate, Rehabilitación y Orfanato de Monos Carayá que desde hace varios años lleva adelante la cruzada de rescatar y rehabilitar ex situ a la especie argentina alouatta carayá, los primates mas australes del mundo a quienes también se los conoce como aulladores.

Naturales de áreas de bosque y montes del nordeste argentino como Chaco, Formosa, Corrientes y  Misiones, son gregarios (viven en grupos sociales organizados) y su hábitat son  los árboles.

La alarmante y progresiva desaparición de bosques y montes autóctonos por la impiadosa extensión sojera y los cazadores furtivos que matan a las madres para lograr hacerse de las crías para su comercialización y ponen en peligro de extinción a esta especie.  Los carayá no pueden vivir en cautiverio ni aislados de sus congéneres por eso no toleran la vida como "mascotas".  Los bosques que rodean al Centro tiene muchos ejemplares de árboles y cuando los visitantes recorren esos senderos se sienten observados por esas miradas inquisitivas que desde las ramas y copas dan una lección de lo que es vivir en libertad.

Aproximadamente una hora de caminata con los relatos de un guía permiten conocer, entre otras cosas, que los ejemplares adultos son de color oscuro mientras las hembras y las crías son de tonalidades más claras.

Los carayá no viven solos en la reserva, también hay vizcachas, llamas y monos caí a los que también se llaman capuchinos.
Tal como informan en su página on line "el centro no posee lujos ni comodidades.  Es rústico, precario y simple . Nuestra prioridad son los monos". Así, transcurrió una inolvidable tarde de abril de un grupo de amigos que al retirarse del lugar reforzó el valor de eso que se llama libertad.

La duración de la visita guiada es de aproximadamente 1 hora.  Entradas: mayores de 12 años, $ 25; menores $ 20 y extranjeros $ 35.. Por grupos numerosos consultar.