Información útil para una escapada a Villa del Totoral

Tené en cuenta los siguientes datos para conocer este bello pueblo. 

CÓMO LLEGAR: Desde Córdoba, por la ruta nacional 9 se llega directo a Villa del Totoral luego de unos 80 kilómetros.

GUIÑO. Un guiño al recuerdo y la simpleza en Villa del Totoral.

PASEOS: Para realizar el circuito turístico Casonas de los siglos XVIII y XIX, que abarca unas 25 viviendas pertenecientes a figuras reconocidas, en la dirección de Turismo y Cultura (ubicada en Pte. Perón esquina Roberto Noble) se entrega un mapa con direcciones e información. También se puede solicitar el acompañamiento de un guía especializado.

Por otro lado, el museo Octavio Pinto abre de lunes a viernes de 8 a 13 y de 16 a 20, y domingos y feriados de 9 a 12.30 y de 16 a 20.

ALOJAMIENTO: El hotel Camino Real Plaza cuenta con salón de lectura, piscina con solárium, estacionamiento cubierto y driving de golf. La habitación doble con desayuno, 1.700 pesos.

GASTRONOMÍA: La cocina del hotel Camino Real Plaza elabora platos típicos regionales, tradicionales e internacionales. Por su parte, Los Nietos ofrece pastas caseras y buenos escabeches. Además, hay una variada oferta gastronómica que va desde la tradicional parrilla hasta comida gourmet.

MÁS DATOS: Facebook: Villa del Totoral

E-mail: totoralturismo@yahoo.com.ar.

Info: Curiosidades

Casonas y huellas históricas.

Personajes y fantasmas. Entre los sólidos muros de las viejas casonas se encuentran la de Roberto Noble, fundador del diario Clarín, y la de Deodoro Roca, uno de los ideólogos de la Reforma Universitaria de 1918. Por su parte, en Villa Rosarito murió de tuberculosis la hija de 12 años del general Anaya, que participó en la Guerra de la Triple Alianza. En el pueblo dicen que su espíritu deambula entre los ambientes.

Marcas indelebles. En la zona de postas que cubre desde Colonia Caroya hasta San Francisco del Chañar, pasando por Totoral, se escriben páginas enteras de historia. Por allí murieron los caudillos Facundo Quiroga (fusilado en Barranca Yaco) y Pancho Ramírez. Por su parte, San Martín pasó con su ejército y Santiago de Liniers vivió allí sus últimas horas.