Huellas originarias y templos en el “Pueblo del Cielo” a 40 kilómetros de Córdoba

Se combinan el legado religioso con el prehispánico. (Municipalidad Anisacate)
Se combinan el legado religioso con el prehispánico. (Municipalidad Anisacate)

Los lugares que tenés que conocer para sumergirte en el pasado de Anisacate.

A pocos kilómetros de la capital cordobesa se encuentra Anisacate, uno de los pueblos imperdibles del Valle de Paravachasca. Además de sus atractivos naturales cuenta con un legado histórico que lo hace único. Te contamos un poco más de lo que podés descubrir andando por estos cuatro puntos claves en su patrimonio.

Prehispánico

Los orígenes del pueblo se remontan siglos atrás. Los primeros pobladores del lugar le dieron su nombre que significa “Pueblo del Cielo”. Para esta comunidad el río de mismo nombre era un lugar de protección muy valorado. Al día de hoy el ojo atento puede encontrar su rastro en las huellas que dejaron, como los morteros de las piedras.

Mirador para caminar

El Mirador del Cristo Pastor también refleja la fuerte identidad religiosa de este paraje. Se trata de un balcón en lo más alto de la localidad, donde se ubica una escultura realizada por el artista platico Saúl Miller. Se llega con una breve caminata y desde allí se obtienen vistas imperdibles del pueblo.

Templo de 1941

Otro sitio que refleja la identidad del pueblo es el templo del Sagrado Corazón. Fue construido en 1941 gracias a las donaciones de los vecinos y es uno de los puntos de referencia para moverse en Anisacate.

Postal única con más de 100 años

En la zona conocida como El Descanso se alza otro templo destacado: la Capilla Ortodoxa Rusa San Nicolás de Bari, construida hace más de un siglo. Es una de las pocas que fue realizada con estilo ruso bizantino en el país.

Temas Relacionados