El lado B del río Suquía: un paseo por zonas hermosas y poco conocidas

El río Suquía y su costanera, ideales para un trekking urbano. (Foto: Dirección de Turismo de Córdoba)
El río Suquía y su costanera, ideales para un trekking urbano. (Foto: Dirección de Turismo de Córdoba)

Son 37 de los 200 kilómetros del río Suquía los que atraviesan Córdoba capital. ¿Qué se puede hacer?

Antes de que el lago San Roque existiera, el río Suquía nacía en la confluencia de los ríos San Antonio, Cosquín y otros cauces menores en el Valle de Punilla.

Hoy lo vemos nacer tímidamente tras el murallón del dique San Roque. A lo largo de sus 200 kilómetros es posible acceder a él casi desde cualquier punto, y así atestiguar su paso atravesando sierras, ciudades y campos, hasta desembocar en la laguna de Mar Chiquita.

Son casi 37 kilómetros los que el río comparte con la Ciudad de Córdoba, y eso lo convierte en un protagonista permanente en la vida de los cordobeses y su paisaje urbano.

Suquía: el pulmón verde de Córdoba

El río representa un gigantesco pulmón verde y parque lineal que vecinos y visitantes utilizan para realizar actividades al aire libre como running, ciclismo o caminatas. Y nunca faltan las tardes de mate y sol a lo largo de sus orillas.

Imágenes de la Reserva Urbana San Martín, en Córdoba Capital. (Foto: Biocórdoba)
Imágenes de la Reserva Urbana San Martín, en Córdoba Capital. (Foto: Biocórdoba)

Pero, un poco más al norte, la naturaleza le gana la pulseada a la urbanidad. No hace falta alejarse demasiado de la ciudad para encontrar un tesoro ambiental

Aunque parezca increíble, no muchos cordobeses saben el valor patrimonial que el río Suquía tiene para el ambiente. Al noroeste de la ciudad, las 114 hectáreas de la Reserva Natural Urbana San Martín tienen gran importancia biológica y es la única área protegida de la capital.

Zona de diversidad

Imágenes de la Reserva Urbana San Martín, en Córdoba Capital. (Foto: Biocórdoba)
Imágenes de la Reserva Urbana San Martín, en Córdoba Capital. (Foto: Biocórdoba)

Esta región es una zona de transición entre dos eco regiones: el “espinal” y el “chaco serrano”, ecosistemas nativos representativos que presentan gran diversidad de especies vegetales y animales autóctonos.

La reserva es el entorno ideal para realizar excursiones de interpretación de flora y fauna, observación de aves, senderismo y campamentos. ¡Hasta cuenta con oficina de guarda-parques, para brindar orientación y protocolos de seguridad!.

Las actividades y los senderos son de dificultad fácil a moderada, bien demarcados y señalizados. Dicen que además es una forma muy divertida de pasar algunas horas en la naturaleza sin alejarse demasiado de la urbe.

Como toda reserva, las zonas en el área están bien diferenciadas de acuerdo al uso. El Camping Municipal está en la zona de uso intensivo, por ejemplo.

Recorrer el área de conservación y enamorarse de lo autóctono

En este sector de la reserva se concentra la mayor cantidad y variedad de especies vegetales y animales autóctonas. Las actividades recreativas están asociadas con la educación ambiental y son de bajo  impacto como la observación de aves o el reconocimiento de plantas nativas.

Imágenes de la Reserva Urbana San Martín, en Córdoba Capital. (Foto: Biocórdoba)
Imágenes de la Reserva Urbana San Martín, en Córdoba Capital. (Foto: Biocórdoba)

Existen además sendas libres y senderos interpretativos autoguiados, entre los cuales podemos encontrar:

Sendero del Suquía. Caminar por los senderos bordeando la orilla, permite conocer al río allí donde no hay ni puentes ni edificios y además ¡libre de contaminación!

Sendero Molino Hormaeche. Descubrir y observar las ruinas del molino hidráulico Hormaeche, construido entre 1788 y 1792 que junto al Molino de Torres son  los únicos testigos en pie de la época colonial que quedan en la ciudad.

Sendero geológico. La reserva tiene sectores de interés geológico, en los cuales es posible reconocer e interpretar diversos procesos que han modelado los paisajes actuales y antiguos.

Sendero “Bosque nativo”.  Córdoba tiene flora nativa. Sólo aquí pueden reconocerse más de cien especies entre árboles y arbustos, cactus, enredaderas y hierbas.

Sendero “Chañar abuelo”. Se dice que este árbol es uno de los más antiguos de la ciudad. Además el sendero que conduce hasta él es accesible e inclusivo, ya que pueden acceder adultos mayores y personas con dificultades motrices.

.

Temas Relacionados