Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Diquecito de Cuesta Blanca, una caminata de baja dificultad a un destino soñado

Esta pequeña localidad serrana tiene varios senderos para disfrutar la paz de la naturaleza, el camino al Diquecito es uno de los más lindos.

Por Redacción Voy de Viaje.

Este enclave es lo suficientemente cercano a la Ciudad de Córdoba como para ir a pasar el día y volver, pero está a la distancia justa para ofrecer un entorno de tranquilidad y quietud. Se encuentra a 46 kilómetros de Córdoba y unos 13 de Carlos Paz.

Rumbo al Diquecito

El sendero empieza en el puente principal del pueblo, al lado de la comuna y la parada de los colectivos. Desde ahí se toma la calle de tierra Ángel Crossetto, que se abre hacia la izquierda. El rumbo está señalizado, para llegar sin problemas a destino. La caminata es una subida constante, pero de baja dificultad.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por

La marcha es de poco menos de tres kilómetros, por la calle que bordea al río San Antonio y cobija playas conocidas, como la de los hippies. A medida que se avanza la pendiente se hace un poco más acentuada, pero hay sectores con miradores al río para frenar y tomar agua. La llegada se anuncia con un cartel en la entrada, de ahí se accede (ingreso gratuito) a un mirador sobre el dique.

El destino

Hay varias opciones para elegir: la primera es quedarse sobre las piedras y contemplar la caída de agua desde lo alto, la segunda es tomar el camino de la derecha y encontrar las bajadas a las playitas del río. La tercera es cruzar a la orilla del frente, de arena y más amplitud, se puede hacer a nado, lejos de la caída de agua, o pagar el trecho en botecito. Para comprar algo fresco hay un almacén a unos metros del ingreso, sobre la calle.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por

2016 - 2022. Todos los derechos reservados.
La Voz.