Destinos solitarios y no solitarios: cómo cuidar de las sierras de Córdoba

Intiyaco, en el Valle de Calamuchita, es uno de los destinos solitarios recomendados. (Guillermo Marione)
Intiyaco, en el Valle de Calamuchita, es uno de los destinos solitarios recomendados. (Guillermo Marione)

Para que los destinos que visitamos sigan siendo las maravillas naturales que son, debemos cuidarlos. Listamos algunas recomendaciones que aplican a todos los lugares que visitemos, ya sean multitudinarios o solitarios. 

Cuando visitamos un destino dejamos una huella: en su entorno natural, en su flora y fauna, en su cultura local. Conocé algunas prácticas amigables desde la perspectiva del turismo sostenible que contribuyen a reducir el impacto que generamos sobre el medio ambiente. El objetivo: seguir disfrutando de la belleza de nuestra provincia o de cualquier destino que visitemos.

No generar basura innecesaria

Una sugerencia práctica es preparar los alimentos antes de salir, armar las viandas y llevar frutas. Se recomienda llevar una botella grande de agua en vez de varias pequeñas. Es indispensable llevar una bolsa para los desechos que se generen durante la jornada.

Organizar los residuos

Cada vez más hospedajes se están sumando a la iniciativa de separar la basura en orgánica e inorgánica. Ser un viajero comprometido con el medio ambiente es posible a través de estas acciones cotidianas que generan una gran contribución.

Cuidar las playas

No dejar residuos en la arena ni tirarlos al agua. Colillas de cigarrillos, botellas y envoltorios de plático, entre otros residuos, son altamente contaminantes para el medio ambiente.

Caminar 

Se sugiere andar en bici o caminar. De esta forma vas a poder disfrutar más del paisaje y del entorno.

Artículos de higiene

No derrochar los productos que brindan en hoteles y hospedajes. Terminar de usar todo el producto antes de abrir otra botella. No pedir el cambio diario de toallas y sábanas es otro gran aporte, estás contribuyendo a reducir el gasto de agua y electricidad que se utiliza para el lavado.

Ahorro de electricidad

No dejar la luz prendida si no la necesitamos y cuidar el agua cuando nos higienizamos. Si vas a lavarte los dientes, no dejar el agua corriendo durante el cepillado. Reducir el tiempo de las duchas es otro aporte valioso para la conservación de un recurso tan importante como el agua.

Colaborar con la producción local  

Comprar productos de producción local fomenta el desarrollo económico del lugar que visitás. Un recorrido por ferias y mercados locales te permite conocer más acerca de la cultura local, los productos típicos que allí se consumen y las comidas tradicionales.