Cuatro paradores ruteros para detenerse y comer rico en las Sierras Chicas

Vista privilegiada. Ir a comer a Abuelo Fuego es también disfrutar de una panorámica increíble. Foto: Gentileza Evelina Quinteros
Vista privilegiada. Ir a comer a Abuelo Fuego es también disfrutar de una panorámica increíble. Foto: Gentileza Evelina Quinteros

Si el plan es salir a distraerse y encontrar un menú sabroso, y con el valor agregado de la cercanía a Córdoba Capital, hay varias paradas gastronómicas para elegir sobre rutas y avenidas por el corredor de las Sierras Chicas. A continuación, una selección de las más reconocidas.

1. Abuelo Fuego

Abuelo Fuego, atendido por uno de sus dueños. Foto: Gentileza Evelina Quinteros
Abuelo Fuego, atendido por uno de sus dueños. Foto: Gentileza Evelina Quinteros

Subir los escalones del parador Abuelo Fuego ya regala una panorámica increíble. Esta es la antesala de una experiencia gastronómica súper satisfactoria en un entorno enmarcado de flora serrana, cercano a cuatro de las cascadas más lindas de la zona.

Nos recibe Jorge, uno de los dueños, quien nos brinda la carta. En ella se despliegan comidas caseras y abundantes, con panificación y pastas propias (rondan los $1000) y carnes a la parrilla o a las llamas, como cordero y cabrito (desde $1100 hasta $1300), entre otras propuestas. Se suman desayunos y meriendas (entre $500 y $850) y los postres (de $400 a $500) que también convocan a los paladares más exigentes cumpliendo altas expectativas. Acá comer delicioso está garantizado.

Dónde: Camino del Cuadrado, km 21,5. Abierto: jueves de 12.30 a 16.30 hs; viernes y sábados de 9.30 a 23 hs y domingos de 9.30 a 20 hs. Sí: comidas vegetarinas. Petfriendly.

2. El Triángulo

La cocina de fuegos, uno de los principales atractivos del parador El Triángulo. Foto: Gentileza Evelina Quinteros
La cocina de fuegos, uno de los principales atractivos del parador El Triángulo. Foto: Gentileza Evelina Quinteros

El humo del fogonero indica que todo está listo para arrancar asando carnes y verduras. Un gran espacio al aire libre, entre árboles y luces colgantes, da la bienvenida a quien atraviese la tranquera del parador El Triángulo, todo un imán gastronómico. Su carta se centra en cuatro cocinas: la de fuegos, horno, platos fríos y fast food. ¿La propuesta principal? Los emplatados de parrilla, destacándose porciones generosas de ojo de bife o entraña a la parrilla; salmón a la chapa o matambre a los 4 quesos (rondan los $2500 el plato).

Todas las miradas también apuntan a la imponente barra de tragos (van desde los $550 a los $990) que ofrece coctelería premium. Una primicia: desde hace muy poco, la pastelería como opción es la estrella en las meriendas. En la lista, cheescake de maracuyá, flan con dulce de leche, apple crumble y lemon pie (rondan los $350), entre otros.

En tanto, en eventos y festivales, también podés vivir la experiencia El Triángulo a través de su food truck.

Dónde: Camino del Cuadrado, km 28. Abierto: de jueves a domingos de 10 am a 2 am. : Comidas vegetarianas. Petfriendly.

3. El Cuadrado

Parador El Cuadrado. Foto: Gentileza Evelina Quinteros
Parador El Cuadrado. Foto: Gentileza Evelina Quinteros

Estos días otoñales son ideales para ir a comer y disfrutar al aire libre en el parador El Cuadrado, un clásico de las Sierras Chicas. Este primer restaurante rutero del Cuadrado está cada vez más lindo y su carta deja satisfecho a cualquier comensal.

Las hamburguesas, entre los platos más pedidos en el parador El Cuadrado. Foto: Gentileza Evelina Quinteros
Las hamburguesas, entre los platos más pedidos en el parador El Cuadrado. Foto: Gentileza Evelina Quinteros

Los bocaditos de provoleta XL (a $1150) y unas brusquetas de lomo ahumado ($580) son las entradas preferidas. Entre los platos más pedidos, están las hamburguesas y lomitos completos (desde $830 hasta $1390), pero hay pizzas (rondan los $1100), tablas de fiambres y un menú sugerido que cambia por semana (desde $1200 a $1400). Desayunos y meriendas, postres, limonadas y cervezas artesanales también poseen precios muy accesibles. Para destacar: todo es casero y se caracterizan por la elaboración propia de los platos desde el principio, incluso los panes.

Dónde: Camino del Cuadrado, Km 24,5. Abierto: sábados de 10 a 23.30hs y domingos de 10 a 18.30 hs. Sí: Opciones sin tacc y vegetarianas. Petfriendly.

4. Comidas y paseos

Las pizzas al estilo italianas, una exquisitez para disfrutar en el Chiringuito. Foto: Gentileza Ana Iglesias
Las pizzas al estilo italianas, una exquisitez para disfrutar en el Chiringuito. Foto: Gentileza Ana Iglesias

A sólo 100 metros del acceso a la reserva hídrica del dique La Quebrada encontrás el Chiringuito, un parador serrano con toda la onda. Sus jóvenes dueños sí que supieron imprimirle calidez y colores a cada rincón y hacen que no te quieras ir del lugar.

Su carta gira en torno a platos sencillos, pero de calidad. Imperdibles son las pizzas al estilo italianas al horno de leña (desde $600 a $900). Hay sándwiches caseros de bondiola, cuadril o vegetarianos (rondan los $750), licuados y limonadas. Cuenta con helados artesanales (2 bochas a $220) y cervezas regionales ($280 la pinta).

¿Un servicio extra? En el lugar alquilan bicicletas para dar una vuelta por la zona (8hs por $1800; 4hs por $1200, por hora $600) Incluye casco e inflador.

Dónde: Av. San Martín 9000, La Quebrada, Río Ceballos. Abierto: sábados de 10 a 23.30 hs y domingos de 10 a 18.30 hs. Sí: comidas vegetarinas. Petfriendly

Plus en Paravachasca: Quito

Los sandwiches del Almacén de Quito son protagonistas en Paravachasca. Foto: Gentileza Evelina Quinteros
Los sandwiches del Almacén de Quito son protagonistas en Paravachasca. Foto: Gentileza Evelina Quinteros

El furor de los sandwiches. Pasó de ser ramos generales, bodegón y pulpería a bar y hoy, como almacén, Quito es la parada obligatoria no sólo para quienes anden de paseo en moto, bici o auto por Córdoba, sino que ya es todo un atractivo para dirigirse de forma directa.

Con una cantidad abundante de fiambre importado, sus sándwiches de calidad premium son protagonistas: son de jamón crudo español ibérico de Navarra ($2000). Se suman los de salame, jamón cocido o lomo ahumado (desde $600 hasta $800). Se hacen en el momento y a la vista, y el negocio está atendido por su propio dueño, Juan Manuel “Quito” Arias, y toda su familia.

Dónde: Ruta E96. Camino al Observatorio Bosque Alegre, Km 1 a 50 metros de la rotonda de Falda del Carmen. Abierto: de lunes a miércoles de 11 hs a 22hs de recorrido; de jueves a domingos y feriados de 10 a 22hs. : Comidas vegetarianas. Petfriendly.

Temas Relacionados