Córdoba de Luces

Las noches de verano estimulan a las caminatas que durante el día el calor desalienta.

Córdoba de Luces es el nombre de esta visita guiada gratuita que permite descubrir la historia del alumbrado público y privado en la ciudad y conocer detalles de los importantes atractivos turísticos emplazados en su centro.

El recorrido comienza en la Oficina de Turismo del Cabildo a las 20 y transita por las calles Independencia y Entre Ríos para observar las luminarias que realzan la Catedral, el Cabildo, la Plaza San Martín, el Monasterio de las Carmelitas de San José y la iglesia San Francisco.

La Córdoba colonial se iluminaba con luz de velas, inclusive el alumbrado público contaba con candelas que un empleado del Cabildo se encargaba de encender cada atardecer.

La iluminación tiene muchos simbolismos, pero ninguno tan relacionado a la vida cotidiana como el delicado tema de la seguridad de la comunidad y de los bienes públicos y privados.

En un momento de la larga historia de la capital cordobesa, hubo quienes se atrevieron a enfatizar que un farol en la calle era como tener un policía más en cada esquina. Esta vinculación generó que tanto la seguridad como el alumbrado estuvieran a cargo del Estado.

Encender los faroles a vela se volvía fundamental sobre todo en las cerradas noches de luna nueva, ya que en el resto de sus fases la luna iluminaba de forma tan útil como el sol lo hacía de día. En la actualidad las innumerables luminarias dispuestas en las ciudades rivalizan al intentar apreciar el valor lumínico de la luna pero en las zonas rurales o en los lugares más deshabitados se aprecia en todo su esplendor.

De las intimistas velas, el alumbrado público pasó a utilizar otros elementos para iluminar las zonas urbanas como el aceite, el querosén, el gas y finalmente la energía eléctrica.

La primera usina eléctrica instalada en Córdoba se erigió en la calle Tucumán al 500 y fue inaugurada en 1888.

De todas formas el servicio fue prestado de manera más eficiente a partir de la década de 1890, y durante mucho tiempo convivieron las luminarias a gas y a electricidad.

El tendido eléctrico y la generación de energía también permitieron el ingreso de nuevos adelantos como el telégrafo, el teléfono y el tranvía eléctrico.

Hoy, las luces no sólo sirven para ver en la noche sino también para resaltar edificios como los que componen este recorrido.

En tiempo presente. Con motivo del Bicentenario, no sólo las luces de los fuegos artificiales iluminaron la noche cordobesa, sino las luminarias que se inauguraron en los principales edificios coloniales de la ciudad. El primero de ellos que estrenó nueva luminaria fue el Cabildo, restaurado con el aporte de la empresa Fiat, cuyas obras fueron inauguradas en mayo de 2009.

Luego fue el turno del Monasterio e iglesia de las Carmelitas Descalzas de San José, cuyas obras estuvieron listas en junio del mismo año.

Posteriormente, siguió la restauración y remodelación de la plaza San Martín, a fines de octubre y para cerrar el año, la Catedral recuperó su esplendor  con las nuevas luces para la Navidad de 2009.

En julio de 2010, la Plazoleta de la Inmaculada Concepción, la Plazoleta Ambrosio Funes y los exteriores de la Iglesia San Francisco se sumaron con sus nuevos reflectores al listado de espacios luminosos. Esta intervención, la última que se inauguró en el centro, abarcó la colocación de vistosas farolas de tipo colonial y empedrado de pórfido patagónico que cubre las ensanchadas veredas que se nivelan con las calles formando una rambla.

Con estas intervenciones,  la calle Entre Ríos fue semi peatonalizada restringiéndose el tránsito sólo a vehículos pequeños.
La Manzana Franciscana es de las más antiguas de la ciudad y hoy se muestra iluminada en varias de sus caras.

Lo que hay que saber

Visita. Córdoba de Luces.
Cuándo. Viernes 4 y 11 de febrero a las 20.
Partida. Oficina de Informes del Cabildo Histórico.
Recorrido. Oratorio del Obispo Mercadillo, Plaza San Martín, Cabildo, Catedral, iglesia y monasterio de las Carmelitas Descalzas de San José e iglesia San Francisco.
Informes. Teléfonos (0351) 434-1227 y 434-1200.