Con una mochila y su perro, hizo cumbre en el Champaquí

Se trata del cordobés Sebastián Inzua, quien el año pasado recorrió más de 8 mil kilómetros en bici por el país. En esa travesía conoció a Ngurú, un perro abandonado, y se adoptaron mutuamente.

El viajero Sebastián Inzua (28), quien en 2016 recorrió más de 8.000 kilómetros de Ushuaia a Córdoba por Argentina y Chile en su proyecto Rodar Tierra, y Ngurú, el perro abandonado que conoció en esa travesía y que ahora es todo un aventurero, protagonizaron un nuevo viaje.

Su última expedición inició en la localidad de Arias, en el sudeste cordobés, y tuvo como destino el sur y el techo de las sierras de Córdoba. El primer trayecto fue en su bicicleta, modificada para llevar a Ngu, y lo acompañó Pablo Carnevale de Mi Aventura a Pedal, un cicloexpedicionista que pasó por su pueblo.

Juntos recorrieron las rutas provinciales y caminos vecinales para ingresar a las sierras comechingonas por Alpa Corral y seguir por Río de los Sauces, puente Los Amigos sobre el río Quillinzo, El Durazno, Yacanto y Santa Rosa de Calamuchita. Ahí, Sebastian y Ngu se cargaron las mochilas y partieron hacia lo alto.

El senderismo inició en Los Corrales hasta el puesto Tres Árboles, en donde pernoctaron con un incesante viento serrano. Al día siguiente fueron al puesto La Nena y, tras descansar luego de una comida casera, vino orgánico y serenatas nocturnas de guitarra, amanecieron y partieron rumbo a la cima en un día espléndido. Hicieron cumbre en el Champaquí (a 2.790 metros sobre el nivel del mar) y de regreso bajaron por Villa Alpina, donde durmieron en el pinar bajo un mar de estrellas.

“Poder caminar junto a tu amigo más fiel por los senderos de coirones y tabaquillos en solitaria humanidad, sentir el agua fresca de vertiente en la boca y la brisa de montaña en el rostro, volar a las alturas de los cóndores, abrazar la humildad de los lugareños, experimentar el mismo cansancio pero la misma felicidad de fluir en la naturaleza agreste junto a Ngu es lo mejor de esta expedición”, relata el cordobés.

Sebastián no recomienda transitar solo/a estos senderos sin experiencia. Lo que no le puede faltar al aventurero que quiera seguir su camino es abrigo, comida, protector solar y un litro de agua. En la cumbre suele haber señal de telefonía móvil en caso de urgencia.

Las próximas aventuras de Rodar Tierra serán un viaje en moto junto a su padre y su hermano por la Patagonia chilena y argentina. En el verano retoma su travesía en bicicleta: desde las montañas de Mendoza seguirá por el Noroeste Argentino destino La Quiaca junto a Ngu, su fil compañero de cuatro patas.

Para seguir el viaje y contactarse: 

www.rodartierra.com

Facebook: Rodar Tierra

Instagram: @rodartierra