¿Cómo se espera el verano cordobés?

Los turistas buscan experiencias cercanas a la naturaleza. (Resi Kling/Unsplash)
Los turistas buscan experiencias cercanas a la naturaleza. (Resi Kling/Unsplash)

Las expectativas del sector turístico: lo que dejó el último fin de semana largo y qué se proyecta para la temporada 2021.

Siendo casi mediados de diciembre se puede hacer un balance de lo que dejaron los primeros días de apertura interna y las expectativas de los cordobeses para el verano. Fernando Saracco, referente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Córdoba, dice que esta temporada es aún una incógnita: “El fin de semana largo fue una prueba piloto para el verano. Hubo mucho movimiento interno pero casi nada de pernoctación; la gente eligió ir a casas de familia u otro tipo de hospedaje”.

Nuevos hábitos hoteleros

“Los cambios en los hoteles tienen que ver con seguir a rajatabla los protocolos. Entre otras cosas no va a haber más desayuno buffet, algo que los huéspedes buscan mucho y siempre fue un incentivo importante de la hotelería, aparte de que habrá distanciamiento en los espacios comunes, como piletas y salones”, añade Saracco.

Virginia Patroni, dueña de La Fonda de Cruz Chica, posada y restaurante, cuenta cómo es la situación en La Cumbre: "El fin de semana pasado se trabajó muy bien, todos con barbijo, tanto nosotros como los huéspedes". Y reflexiona: "No se vivió para nada forzado como me imaginé en algún momento. El cambio más contundente fue el uso del barbijo y la desinfección con lavandina, siguiendo el protocolo".

De visitantes y experiencias

Gabriela del Río, secretaria de Turismo de Capilla del Monte, comparte un panorama alentador: “Creo que va a ser una muy buena temporada para Capilla del Monte”. Sobre los cambios de hábito de los visitantes, observa que ahora “los turistas salen con la idea previa de qué quieren hacer y dónde reservar”.

Al ser sede del Festival Alienígena y de otros eventos de verano, para el pueblo se abre un panorama desafiante. “No creo que el motor sean ya los espectáculos ni los eventos, sino tener una buena experiencia. Considero que la mayoría va a elegir estar en contacto con la naturaleza, estar en un ambiente que ofrezca sensación de libertad”, señala Del Río.

No sólo hay un cambio a la hora de buscar experiencias y planes de ocio, sino también en la forma de habitar los hospedajes. Patroni cuenta que, en su establecimiento, la mayoría prefiere pasar más tiempo en el patio, y al estar en el interior lo hace dejando las ventanas abiertas, asegurándose de que corra aire.

Matices grises

Aunque la perspectiva sea favorable, Saracco no pierde de vista que es una temporada difícil para muchos establecimientos. “Esto se suma a que muchos hoteles y restaurantes han cerrado”, añade.

Esto tampoco fue ajeno para Patroni. “Cuando cerramos nuestra posada y nuestro restaurante, empezamos a vender los dulces que ofrecíamos en el desayuno, y nuestros seguidores e invitados se ofrecieron a venderlos entre sus conocidos. Con los dulces mantuvimos a nuestro equipo de trabajo”, cuenta. Y agrega: “Fue emocionante y aprendimos un montón”.

Para Del Río, este período dejó como enseñanza "valorar más el tiempo de ocio y de diversión" y, en ese esquema, "el turismo va a ser una parte importante". Y Saracco concluye: “Si la situación pudo dejar un aprendizaje, es valorar más y tener mayor empatía con los establecimientos del sector”.