Colonia Caroya: el turismo también educa

Rosel, frutihorticultura y viñedo familiar, espacio ideal para conocer la vida rural y la producción familiar, tal como hicieron los inmigrantes.
Rosel, frutihorticultura y viñedo familiar, espacio ideal para conocer la vida rural y la producción familiar, tal como hicieron los inmigrantes.

Los viajes educativos crean conocimiento y son una herramienta útil para estimular la atención de los alumnos, en tiempos en que la tecnología invade todos los espacios.

Desde la propia vivencia es más fácil aprender. El contacto directo con personas, realidades, historias y costumbres permite crear una experiencia más dinámica en el maravilloso y cada vez más complejo proceso enseñanza aprendizaje.

Esa interacción consolidó a Colonia Caroya y alrededores como un destino ideal para los viajes educativos. La iniciativa de la Asociación de Emprendimientos Turísticos dirigida por Cristian Brovelli, ofrece desde hace más de una década visitas a la comunidad educativa.

Centenares de establecimientos educativos de todos los niveles y especialidades eligen el lugar para realizar recorridos por conocimientos tan variados como historia, producción, gestión, alimentación y tecnología, entre otros. La propuesta consiste en recorrer una diversidad de lugares históricos y tradicionales emprendimientos productivos en un perímetro asequible.

La asociación brinda un servicio de asesoramiento gratuito para que docentes y operadores educativos organicen sus itinerarios. Dada la cantidad de lugares y temáticas, los recorridos se ajustan a las necesidades específicas de cada contingente y el tiempo previsto para la visita.

Apasionantes capítulos 

Se repasan interesantes capítulos de la conquista española, la labor jesuítica, la independencia nacional, la política de inmigración y ferrocarriles de la generación de 1880, con imperdibles testimonios y anécdotas.

Esto se hace al recorrer el complejo histórico integrado por las tres primeras estancias jesuíticas en un perímetro de no más de 19 kilómetros son Caroya (1616), Jesús María (1618) y Santa Catalina (1622) que se suman al recuperado trazo del antiguo Camino Real donde se encuentran la Posta de Sinsacate y el legado de los inmigrantes italianos de Colonia Caroya (casonas, iglesias, museos).

Todos los museos y espacios tienen horarios y tarifas especiales para contingentes educativos. Es aconsejable aprovechar la oportunidad.

Cultura del trabajo 

Colonia Caroya tuvo su génesis como colonia de inmigrantes italianos agrícolas que le imprimieron una precisa identidad caracterizada por el apego al trabajo y el espíritu emprendedor.

Varios de esos emprendimientos familiares abren sus puertas a los visitantes para compartir conocimientos y vivencias que resultan muy enriquecedoras para los estudiantes. Las posibilidades abarcan los ámbitos rural, industrial y micro emprendimientos.

Rosel. Frutihorticultura y viñedo familiar. El lugar perfecto para tomar contacto con la vida rural y la producción familiar para el autoconsumo característica de los inmigrantes. Con el carácter simple de lugareños, Rosalba Gasparutti y Elio Venturini, comparten la tradicional vivencia de los colonos en la producción agrícola.

Plantaciones de frutales, viñedos, quintas de verduras y hortalizas se enlazan con la narración de anécdotas familiares, trabajo en la quinta y elaboración de vino casero. Exige reserva de turnos. Se entrega material de apoyo escolar. Teléfonos (03525) 464-237 y 155-36134.

E-mail: posadarosel@gmail.com

En Internet: www.posadarosel.infoturis.com.ar

Norma Lóndero. Los artesanos del salame. Parada obligada si las hay. Norma Lóndero es nieta de inmigrantes friulanos y seduce con el producto más típico de Colonia Caroya como es el sabroso salame.

Todos los días del año abre las puertas de la producción familiar y artesanal de chacinados, dulces y encurtidos. Cuenta con una visita guiada programada por su establecimiento que brinda la explicación del proceso de producción artesanal del salame y otros chacinados. Se ingresa al sótano familiar lleno de salames, jamones y bondiolas.

Al final ofrece una degustación. Cada docente y alumno recibe un folleto explicativo del proceso de producción. Las visitas requieren reserva. Teléfonos (3525) 46-6439 y 46-5179. E-mail: normalondero@gmail.com

En Internet: www.normalondero.infoturis.com.ar

Bodega La Caroyense. Testimonio de la tradición de Colonia Caroya en la elaboración de vinos. El imponente edificio está inspirado en la Catedral de Udine y fue símbolo de la unión de un grupo de viñateros en 1930, que bajo la forma de una cooperativa emprendieron la producción de vinos. Hoy, convertida en una moderna empresa, ofrece una visita guiada por sus instalaciones donde se puede aprender el proceso integral de elaboración desde la molienda en los lagares hasta su guarda. La destilería testimonia la tradición de la grapa para los colonos. Los túneles subterráneos crean un momento especial donde se puede comprender la grandeza de la obra. Las visitas son con reserva de turnos. Teléfonos (03525) 46-6270 / 370. E-mail: lacaroyense@coop5.com.ar.

Las Dos Marías (LDM). Milanesas de soja y de garbanzo. Quien recibe es Rubén Pazos, propietario de la fábrica, quien cuenta su historia como emprendedor. Modelo de planta industrial de alimentos, representa para los niños y jóvenes testimonio de que esfuerzo y sacrificio tienen su merecido éxito. Este año además, los contingentes conocerán la nueva línea de milanesas de garbanzo.

La visita educativa incluye explicación del proceso productivo; soporte didáctico de imágenes en una pantalla y degustación. Se requiere reserva de turnos y se entrega material educativo. Teléfono (03525) 46-8508. E-mail: alimentos.ldm@gmail.com

En Internet: www.lasdosmarias.infoturis.com.ar

Almuerzo y recreación. Las jornadas de continuas visitas demandan un tiempo para el descanso, el almuerzo y la recreación. Pensado en contar con instalaciones amplias, se recomienda el predio de la asociación civil Puerto Caroya. Allí los contingentes cuentan con servicios diarios de restaurante - bar, juegos recreativos, asadores, mesas, bancos y sanitarios. Se paga una contribución mínima por mantenimiento del predio. Teléfono (03525) 46-6900. E-mail: puertocaroya@gmail.com

Lo que hay que saber

Alojamiento. Para aprovechar toda la oferta de Colonia Caroya a veces se hace necesario pernoctar. Atento a esta necesidad el Hotel La Cabaña del Tío Juan pone a disposición de los contingentes educativos 75 plazas con tarifas especiales.

Consultas en el teléfono (03525) 44-2233.

Página en Internet: www.lacabanadeltiojuan.com.ar

Informes por el circuito educativo: teléfonos (03525) 46-4664 (lunes a viernes de 9 a 13) y 155-37727. E-mail: info@infoturis.com.ar

Página en Internet: www.educativo.infoturis.com.ar