Colonia Caroya: de lo rural a lo industrial

Rosel, finca familiar de frutihorticultura y viñedo.
Rosel, finca familiar de frutihorticultura y viñedo.

Colonia Caroya desde hace años realiza una rica extensión del aula para miles de alumnos y docentes que cada año la eligen como destino principal de sus viajes educativos.

La disponibilidad de emprendimientos productivos y un conjunto inmejorable de patrimonios históricos culturales en un corto radio, a sólo 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba, explican el porqué de la elección.

Una clave importante para este desarrollo es el trabajo la Asociación de Emprendimientos Turísticos dirigida por Cristian Brovelli, que desde 2004 ofrece a la comunidad educativa, un servicio de asesoramiento gratuito para que docentes y operadores educativos organicen sus itinerarios de acuerdo a las temáticas de cada visita.

Abarcan conocimientos tan variados como historia, producción, gestión, alimentación y tecnología.

Bodega La Caroyense, cuya fachada remite a la catedral de Udine.
Bodega La Caroyense, cuya fachada remite a la catedral de Udine.

Alumnos y docentes se conmueven ante el relato motivador de emprendedores que a fuerza de constancia, sacrificio y metas claras se forjaron sus respectivos medios de vida.

Las visitas a los distintos establecimientos productivos no sólo transmiten conocimientos sobre procesos productivos sino también valores que nutren la cultura del trabajo.

Estos emprendimientos abarcan un amplio espectro que va desde lo rural a lo industrial y del micro emprendimiento a la gran empresa.

Establecimientos

Rosel Finca Familiar. Frutihorticultura y viñedo familiar. La auténtica conjunción de la vida rural tradicional de Colonia Caroya y la historia de los inmigrantes friulanos a través de un recorrido por sus viñedos, plantaciones de frutales, chacras, huerta orgánica y cría de animales.

Los anfitriones Elvio y Rosalba, nietos de inmigrantes muestran el sistema de organización productiva y familiar que caracterizó 138 años de Colonia Caroya.

Como complemento se entrega un folleto con un resumen de la información para desarrollar en el aula. Requiere reserva de turnos. Teléfonos (03525) 464-237 y 155-36134. E-mail: posadarosel@gmail.com

Las visitas a establecimientos de Colonia Caroya no sólo transmiten conocimientos sobre procesos productivos, sino también valores sobre la cultura del trabajo.
Las visitas a establecimientos de Colonia Caroya no sólo transmiten conocimientos sobre procesos productivos, sino también valores sobre la cultura del trabajo.

Norma Lóndero. Visita Los artesanos del salame. Un eslabón clásico y obligado del circuito es el establecimiento productivo de otra nieta de inmigrantes que comparte la visión de su pequeña empresa, los secretos del proceso productivo del producto más famoso de Colonia Caroya y el fundamento histórico de la tradición gastronómica.

La visita al sótano y degustación son los momentos más fascinantes y esperados de la visita. Se entrega material educativo. Requiere reserva. Teléfonos (3525) 46-6439 y 46-5179. E-mail: normalondero@gmail.com

Bodega La Caroyense. Si el vino es el otro producto más característico de Colonia Caroya, la bodega La Caroyense es el lugar por excelencia a conocer. Su impactante fachada que remite a la Catedral de Udine, testimonia el ideal de un grupo de productores viñateros que en 1930 se unieron para engrandecer la producción de vinos que en la zona se remonta a los tiempos de los jesuitas en el siglo XVII.

La visita permite descubrir una moderna empresa con historia que desarrolla vinos, jugos de uva, grapa y espumantes con los más altos estándares de calidad que posiciona a Colonia Caroya en la consideración del sector a través de 32 medallas (plata, oro, doble oro y gran campeón) en concurso nacionales, internacionales. La visita requiere reserva. Teléfonos (03525) 46-6270 / 370. E-mail: lacaroyense@coop5.com.ar.

Los artesanos del salame, en los famosos sótanos de Norma Lóndero.
Los artesanos del salame, en los famosos sótanos de Norma Lóndero.

Las Dos Marías (LDM) Milanesas de soja y de garbanzo. Más allá de ser una pequeña planta modelo de elaboración de alimentos, con una línea automatizada de producción y controles bromatológicos muy estrictos, lo cautivante de la visita es el contacto directo con Rubén Pazos.

Con un soporte dinámico y didáctico, en 45 minutos relata la evolución de su emprendimiento que lo llevó desde la cocina de su casa hace poco más de una década, a ser actualmente el proveedor de grandes cadena comerciales.

Visita ideal para materias como gestión, tecnología, alimentos. Se requiere reserva. Entrega material educativo. Teléfono (03525) 46-8508. E-mail: alimentos.ldm@gmail.com

Testimonios de la historia

Toda esta cultura productiva es parte de la evolución histórica de varios siglos que modelaron la identidad de la zona y para descubrirla las visitas educativas complementan con un conjunto de legados que abarcan períodos históricos tales como la conquista española, la influencia de los jesuitas, el proceso hacia la independencia nacional y la Generación de 1880, y la política de ferrocarriles e inmigración.

Como aspecto destacado en miras a esta retrospección, el circuito tiene el privilegio de contar con tres Patrimonios de la Humanidad, en un radio de no más de 19 kilómetros: las tres primeras estancias jesuíticas, Caroya (1616), Jesús María (1618) y Santa Catalina (1622).

Rosel, finca familiar de frutihorticultura y viñedo.
Rosel, finca familiar de frutihorticultura y viñedo.

Para continuar desandando esta línea del tiempo se puede visitar además el antiguo Camino Real donde se encuentran la Posta de Sinsacate y Barranca Yaco.

La historia de los inmigrantes italianos fundadores de Colonia Caroya se completa con el Museo Permanente de la Friulanidad Casa Copetti y el legado de los inmigrantes italianos a través de casonas, iglesias, canales, acequias y monumentos que se hacen ver a cada paso del camino.

Todos los lugares históricos cuentan con visitas guiadas, horarios y tarifas especiales para contingentes educativos todo el año, por lo que es otra buena oportunidad llegar a la zona a conocerlos.

Puerto Caroya. Almuerzo y recreación. El desarrollo de los itinerarios a lo largo de una jornada intensa de muchos contenidos, requiere un momento de descanso y esparcimiento.

Por el amplio parque recreativo, su gran salón cubierto para la comodidad o el resguardo en días de clima desapacible, baños al público, proveeduría, restaurante, sala con juegos hacen del Complejo Puerto Caroya la mejor opción para la parada obligada del mediodía. Se paga una contribución mínima por mantenimiento del predio. Teléfono (03525) 46-6900. E-mail: puertocaroya@gmail.com